Cómo pueden ser las contracciones en el embarazo

  • compartidos

Cuando leí que el útero es un órgano que puede aumentar su volumen en más de 24 veces, su capacidad más de 500 veces, y su peso de 70 gr. a 1 kg., aproximadamente, me quedé muy sorprendida. El útero es un músculo impresionante que permite albergar una nueva vida durante nueve meses y que, como todos los músculos, tiene una fase de contracción y otra de relajación.

Una mujer está experimentando una contracción cuando el útero se contrae y su signo más claro es el endurecimiento de la tripa o abdomen. Pero, ¿cómo distinguir las contracciones reales de parto con las qeu suceden durante el embarazo?

¿Sabes distinguir las contracciones falsas de las verdaderas?

Contracciones de parto

Contracciones en los primeros meses de embarazo: Es normal que durante el embarazo experimentemos diferentes tipos de contracciones y ello no debe suponer una preocupación para nosotras, simplemente debemos reconocer algunos tipos de contracciones y saber que no todas nos van a desencadenar un posible parto prematuro. Hasta las primeras 30 semanas y, generalmente cuando el bebé se mueve, podemos tener contracciones muy localizadas y de poca intensidad, que nos servirán para cerrar el cuello del útero y evitar, precisamente, abortos espontáneos.

Contracciones a partir de la mitad del embarazo: Aproximadamente, a partir de los cinco meses de gestación, aparecen lo que conocemos como las contracciones de Braxton Hicks, que aumentan de manera progresiva según avanza el embarazo, y que en las últimas semanas se hacen más frecuentes; abarcan todo el útero y comienzan en la parte superior, se extienden hacia abajo y, a veces, pueden causar molestias. Se diferencian de las verdaderas contracciones de parto en la propagación, la irregularidad (suelen ser aisladas) y porque suelen ser indoloras. Estas contracciones facilitan un buen flujo sanguíneo hacia la placenta, el endometrio y el bebé y, durante las últimas semanas del embarazo, pueden modificar el cuello del útero para reblandecerlo y acortarlo, en definitiva, preparar nuestro cuerpo gradualmente al momento del parto.

Contracciones de parto: Para distinguir las verdaderas contracciones de parto, se consideran aspectos como la frecuencia, el intervalo o regularidad, la intensidad y la duración. Normalmente, las contracciones del trabajo del parto van siendo cada vez más frecuentes, entre 3 y 5 contracciones en 10 minutos; el intervalo transcurrido entre contracciones suele ser de igual duración, cada vez más regulares; la intensidad de la contracción o dureza que del útero suele aumentar; y la duración de las contracciones van extendiéndose de 30 segundos hasta unos 75 segundos, llegando a casi encadenarse unas con otras y dificultando la recuperación entre ellas, ahí la importancia de la respiración.

Las contracciones irán remitiendo cuando el cuello del útero alcance una dilatación de unos 10 cm que es cuando comenzará la expulsión del bebé. Según casi todas las parturientas, estas contracciones y el expulsivo son muy dolorosos, pero muchas veces dicen que el dolor está en relación con aspectos psicológicos de la mujer. Para las que lo hemos experimentado, creo que el parto, desde luego, no es un jardín de rosas, aunque de él recojamos nuestro más hermoso fruto.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud