Una rutina más sana y activa para los niños

  • compartidos

En otros tiempos, los padres no estaban tan pendientes de que sus hijos hicieran más ejercicio físico o que practicaran algún deporte. Tampoco habían tantos niños obesos como hoy. Los niños volvían a pie del colegio, y casi siempre jugaban en la calle, en los parques, trepaban de los árboles... y eso era el universo de los niños, donde los videos juegos, Internet y la televisión no existían.

Costumbres saludables para los niños

Actividades saludables para los niños

A los niños raras veces sus padres les desplazaban en coche. El movimiento era parte normal de nuestras vidas. Hoy todo tiene que estar planificado para que la vida siga adelante. El tiempo se hace corto y la falta de seguridad nos lleva a sobreproteger demasiado a nuestros hijos. En razón de eso, en muchos hogares, todo suele pasar de puertas adentro. Si tu hijo está entre los que están todo el rato viendo la televisión, navegando en Internet, o jugando con los videojuegos, puede que sea un serio candidato a la obesidad, así como a otros problemas de salud.

Para que, de alguna, se evite esta situación, te sugerimos algunas estrategias para poner a los niños en movimiento, y que todos gocen de una rutina más saludable y activa:

1. Inculcar el ejercicio físico en la vida de sus hijos

No se trata de imponerle o obligarle a que lo haga, pero sí estimularle a hacerlo, a través de la motivación y del ejemplo. Un chico saludable puede quemar hasta 400 calorías extras al día, si come sano y no lleva una vida sedentaria. Por ejemplo, uno de los mejores ejercicios es caminar. Si puedes recoger tu hijo en el colegio y volver con él a casa caminando, es una buena idea. Si no es posible, a la vuelta del colegio, aparque el coche en la acera e invita a tu hijo a jugar 15 minutitos en el parque. Jugar al aire libre es una buena costumbre a ser adquirida.

2. Comer saludable

No se trata de hacer que los niños coman mucho, lo importante no es la cantidad sino la calidad de los alimentos. Los niños necesitan de una dieta equilibrada que contenga verdura, fruta, carne.... un poco de todo.

3. Hacer algo juntos, padres e hijos

Estar juntos, ni que sea por media hora, es una costumbre que se debe priorizar en una familia. Padres e hijos pueden compartir mesa en el desayuno o comida o cena; pueden compartir un juego, un paseo... preparar una comida juntos, ver una película, leer un libro cada noche, o simplemente charlar sobre lo que han hecho durante este día.

Los niños que llevan una vida más saludable estarán previniendo problemas cardiovasculares, mejorando su coordinación, el humor, y su visión hacia la familia.

Dibujos para colorear de deportes

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud