El embarazo también puede provocar celulitis

  • compartidos

Aunque la actriz Jessica Alba afirmó que estaba encantada con sus estrías y celulitis, consecuencias de su embarazo, no parece muy creíble que alguien que vive en buena parte de su imagen, piense así, aunque su maternidad sea lo mejor que le ha pasado.

Las secuelas físicas que dejan el embarazo y la lactancia materna, no siempre son deseables, aunque paguemos encantadas ese coste.

La celulitis y las estrías en el embarazo

Embarazada se mide la barriga

Es verdad que las estrías o celulitis, como consecuencia de un embarazo, pueden suponer para muchas mujeres algo sin importancia, después del 'subidón' que les provoca su maternidad, ya que, como dice la actriz: 'cuando estamos felices y nos sentimos positivas, todo lo demás da igual'. Muchos ginecólogos consideran que el cuerpo de la mujer llega a su desarrollo total después de la maternidad, así que podemos considerar que estos cambios son la evolución natural y normal de nuestro cuerpo de mujer tras tener hijos.

Existen diferentes etapas en las que la mujer es más propensa a la formación de la 'piel de naranja' o celulitis; la pubertad y el embarazo, asimismo el empleo de anticonceptivos orales pueden provocar una concentración excesiva de estrógenos, que condiciona la aparición de celulitis, ya que las altas concentraciones de esta hormona pueden provocar la fragilidad y porosidad de los vasos sanguíneos que permiten una acumulación de líquidos y toxinas en el tejido celular subcutáneo.

Otras causas son el estreñimiento, el estrés, una mala alimentación, el tabaquismo o la falta de ejercicio. Existen algunos alimentos que pueden ayudarnos en nuestra lucha contra la celulitis: las fresas el kiwi y, sobre todo, la piña. Estas frutas pueden acelerar la reparación de los tejidos, eliminado toxinas y ayudando a la retención de líquidos por sus efectos diuréticos.

Asimismo podemos aplicarnos algunos aceites naturales y tonificantes, como el aceite de Rosa Mosqueta que tiene una probada acción terapéutica: regenera la piel, favorece la circulación sanguínea, redistribuye la pigmentación de la piel, eliminando manchas como el cloasma gravídico y su utilización tiene efectos preventivos, además de activar la autogeneración de melanina que pueden ayudarnos a evitar el envejecimiento prematuro producido por el sol.

Las acciones cosméticas del aceite de rosa mosqueta son: nutrición de la piel, cuidado del daño solar e hidratación y limpieza de la piel. Sin duda nuestra autoestima puede aumentar enormemente con la maternidad, pero también lo hace nuestro aspecto físico. Deberemos cuidar nuestro cuerpo para que los efectos indeseables que pueden aparecer durante el embarazo y lactancia sean menores y estemos contentas tanto con nuestro precioso bebé como con nuestro recién inaugurado cuerpo de mamá.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

La moda durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud