Un premio o un castigo de bajo coste para los niños

  • compartidos

Lo bueno de hablar con otros padres es la cantidad de información que podemos intercambiar o refrescar en nuestra memoria. El otro día leí un excelente comentario de una mamá sobre como premiar el buen comportamiento de nuestros hijos pequeños de una manera realmente eficaz, que seguramente conozcas, pero que es interesante recordar.

El mejor premio por buen comportamiento para los niños

Premios para los niños

Si lleváis a vuestro pequeño a la guardería o al colegio, seguro os ha mostrado orgulloso alguna vez una redonda carita dibujada en su mano; las profesoras saben muy bien la eficacia que tiene en los niños el galardón de llevar dibujada una carita sonriente a casa. Por otro lado, recuerdo numerosas ocasiones en que mi pequeño de tres años, cuyo espíritu era bastante inquieto y demandante, llegaba a casa con una cara triste dibujada en su manita, cuya profesora colocaba estratégicamente para que yo me enterara de que su comportamiento en clase no había sido correcto, bien por peleas, bien por no obedecer u otras rebeldías tan frecuentes en los niños.

El primer día no le afectó demasiado, pero en sucesivas ocasiones intentaba borrarla de su mano o la escondía detrás de su espalda para ocultármela. No es que yo le castigase por ello, pero el simple hecho de que le preguntase sobre la carita infeliz hacía que se sintiera avergonzado de tenerla. El primer día que mi hijo apareció con una maravillosa carita sonriente en su mano, la lucía con orgullo y se opuso a que se la borrara de una pasada jabonosa en el baño diario. Como decía esta mamá que escribió en nuestro foro, el simple hecho de tener esa carita contenta, era un enorme regalo para él, era como el reconocimiento a su esfuerzo, y verla dibujada en su mano era su motivación para conseguir una nueva para mañana.

El éxito de estas caritas está en explicitar y hacer presente y palpable el logro del niño, sirven a su autoestima y pueden tener como resultado que el niño perciba que pueden modificar (a mejor) la visión que los demás tienen de él. Estoy muy de acuerdo con esta mamá en que los premios no deben ser materiales, sino emocionales, estos premios que mueven a un buen comportamiento o corregir malos hábitos, sin necesidad de regalos caros que a veces parece el soborno que hay que pagar, y que el niño nos acabará exigiendo para obtener de él un buen comportamiento. Las caritas están al alcance de todos los padres y son realmente útiles para educar y motivar, aunque parezcan, en principio, una tontería.

Patro Gabaldón. GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud