Uno de cada siete niños es alérgico

  • compartidos

Seguro os ha pasado que, cuando llega alguna ocasión especial en el que vuestro hijo vaya a compartir espacio y comidas con los amigos, resulta necesario preguntar o comunicar al papá responsable del niño si éste tiene alguna alergia porque, realmente, es cada vez más frecuente la incidencia de intolerancia y alergias entre los niños.

Actualmente, según datos de Histasan, Asociación madrileña de alergias alimentarias, uno de cada siete españoles está afectado por algún tipo de alergia. La alergia alimentaria encabeza las estadísticas como la que ha experimentado un mayor aumento entre la infancia; en España afecta a un 7,5 por ciento de la población infantil, de los cuales, casi la mitad, suelen ser alérgicos a dos o más alimentos.

La alergia alimentaria en los niños

Niño come fresa

La alergia alimentaria consiste en una reacción del organismo como respuesta inmunológica al consumir un alimento concreto o aditivo incorporado en el mismo. Una de las alergias más comunes entre los niños es la de la leche (y derivados) y el huevo (en menor proporción, a los frutos secos). El problema principal es que todos ellos, están presentes en una gran cantidad de productos elaborados.

Puedo dar fe de esta realidad porque para el cumpleaños de mi hijo, asistió uno de sus amigos que era alérgico a la leche y al huevo, y me costó encontrar alimentos de uso cotidiano que no tuviesen, entre sus ingredientes, la leche o el huevo. Para mi sorpresa muchas marcas de pan de molde, embutidos y postres, contenían estos alimentos, aunque fuera en trazas. Esto me enseñó a valorar el cuidado que muchos padres han de tener a la hora de supervisar la alimentación de su hijo con alguna alergia alimentaria.

Se calcula que en el 2020 las alergias afectarán al 50 por ciento de la población mundial, pero la importancia de este tipo de alergia no viene dada sólo por el elevado número de afectados, sino también y especialmente por la magnitud de las reacciones que ocasiona, que pueden ir desde una simple afectación cutánea al shock anafiláctico e incluso la muerte, según nos comenta la asociación Histasan.

Una vez descubierto el alimento que origina la reacción alérgica en nuestros hijos, el único tratamiento por el momento es la prevención, para lo cual es necesario el control en la alimentación, excluyendo por completo de la dieta el alimento responsable. Esto puede parecernos sencillo, pero su cumplimiento se topa con algunas dificultades, ya que se emplean alimentos muy alergénicos en los productos elaborados, y el etiquetado no siempre permite reconocer la composición exacta y el proceso de elaboración de los productos. 

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud