Lo que los padres pueden aprender de los niños

  • compartidos

Crecer no es nada fácil. Crecer supone ganar y perder. Ganamos madurez, aprendizajes... pero vamos perdiendo y apagando poco a poco ciertos comportamientos y actitudes de niños como la espontaneidad, la curiosidad y la capacidad de sorpresa ante las cosas que para los adultos nos parecen normales. A lo mejor estas capacidades están dormidas dentro de nosotros y cuando tenemos hijos se despiertan por momentos.

Diez consejos para ser niños

Cómo volver a ser niños con tus hijos

Nuestros hijos son pequeños baúles de sorpresas y de enseñanzas, si paramos para observarles, escucharles y seguirles, aprenderemos mucho más de ellos que ellos de nosotros. Mi hija siempre me ha enseñado más que yo a ella, y seguro que en muchas familias pasa lo mismo. ¿Quieres saber qué puedes aprender de tus hijos? Sigue algunas ideas:

1- Los niños son un pozo de creatividad, de imaginación y fantasía. No nos vendría nada mal probar nuevas sensaciones, dejar a veces la razón de lado y bucear en las emociones e ilusiones.

2- Los niños no se dejan llevar por prejuicios y obsesiones. No nos vendría nada mal que viviéramos con más libertad de pensamiento y actitudes sin dejarnos llevar por lo que dirán los demás. La vida es sencilla, nosotros somos los que la complicamos.

3- Los niños son curiosos por naturaleza. Todo es nuevo para ellos. No nos vendría nada mal que algunas veces abriéramos los ojos y mirásemos a todo como si fuera la primera vez. Seguro que encontraremos siempre algo nuevo.

4- Los niños hacen amigos con mucha facilidad, en el colegio, en el parque e incluso en la sala de espera de una consulta médica. No nos vendría nada mal mirar más a la gente, ser amable con ella. De nada nos sirve encerrarnos en nuestra “jaula” y vivir solo de nuestras creencias.

5- Los niños pueden decepcionarse cuando algo no les va mal, pero jamás se desaniman. Sus sueños siguen ahí, a la espera de que sean realizados. No nos vendría nada mal que siguiéramos su actitud. Que siempre retomásemos los sueños, a pesar de los obstáculos, barreras y dificultades.

6- Los niños aprenden con sus errores. Cuando se hacen daño por algo no lo vuelven a hacer. Poco a poco van aprendiendo qué es lo que de verdad es bueno o malo para él. No nos vendría nada mal que viésemos las cosas de esta manera. Que aprendiésemos a valorar lo bueno y alejarnos de lo malo.

7- Los niños sacan partido de todo, hasta de una caja de cartón. No se aburren. Ellos juntan cosas a la oportunidad de jugar. Juegan hasta con un simple trozo de papel. No nos vendría nada mal que también no perdiéramos la oportunidad de transformar nuestros momentos en algo beneficioso y productivo. No tenemos razones para aburrirnos.

8- Los niños son muy generosos con los demás porque lo que desean es compartir, aprender de los demás. No nos vendría nada mal que regalásemos algo o un momento a los demás. Cuando nos acercamos al corazón de los demás, nos hacemos más generosos y bondadosos.

9- Los niños son personas libres e independientes, quieren aprender y hacer todo solos. No nos vendría mal despertar nuestra autonomía en casa y en el trabajo. No esperemos que los demás hagan las cosas por nosotros y tampoco les culpemos por no habernos conseguido realizar algo.

10- Los niños son alegres, curiosos, espontáneos, mágicos….¿Adónde hemos dejado esta capacidad de sonreír y reírse de uno mismo, de ser como somos en realidad sin tapujos ni máscaras…? ¿Cuándo hemos dejado de ser niños?

10 buenos propósitos de los padres para el Año Nuevo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud