Cosméticos peligrosos para el desarrollo fetal

  • compartidos

Más allá de mi preferencia por la belleza de lo natural, lo coherente y lo armónico, virtudes todas que se encuentran durante la maternidad, me gustaría insistir en que se han hallado indicios de que ciertas sustancias, frecuentemente empleadas en las lacas para el cabello, podrían provocar mutaciones o trastornos de diversos tipos en el desarrollo fetal.

Cosméticos desaconsejados en el embarazo

Cosméticos seguros en el embarazo

El uso de tales sustancias podría dar como resultado el nacimiento de niños con autismo, bajo peso, muerte medular ósea e hipospadias, malformaciones del meato urinario masculino y sus consecuentes complicaciones urológicas, reproductivas y psicológicas. Entre esas sustancias que han hecho sonar la alarma acerca del tema se encuentran los llamados ftalatos, compuestos químicos que se añaden al plástico para incrementar su flexibilidad, y que son usados en algunos de los productos de cosmetología de uso frecuente como la laca para conservar el peinado.

Hace unos años este tema generó un debate científico acerca de la veracidad o no del perjuicio de los ftalatos, pero una reciente investigación realizada por el Imperial College London, de Gran Bretaña, que contó con la participación del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona y el University College Cork (Irlanda), terminó por concluir que existe un vínculo significativo entre el uso de la laca para el pelo y el nacimiento de niños con hipospadias, una dolencia que sólo en España afecta a uno de cada 150 varones, y que va en aumento en los últimos años en todo el mundo.

El estudio reveló además que las profesiones más expuestas a los ftalatos a través de la laca para el pelo y los cosméticos durante el embarazo fueron las oficinistas, las azafatas, las mujeres que se desempeñaban como directivos financieras, las empleadas de algunos centros de investigaciones químicas o de la industria farmacéutica, así como las profesionales de peluquerías y salones de belleza. Entre estas últimas, el riesgo se incrementa a casi el doble si trabajan en los tres primeros meses de embarazo. No se trata de descuidar la apariencia durante el embarazo, ni siquiera de sugerir un cambio de trabajo -malos están los tiempos para el mercado laboral-, sino de tomar en cuenta los descubrimientos de la ciencia y buscar otras soluciones aunque ello represente alterar -al menos por unos meses- nuestros hábitos de belleza.

Los quitaesmaltes y otros productos del cuidado y limpieza de las uñas contienen en su mayoría acetona y etanol y este producto, cuando se utiliza, libera una serie de vapores que si son inhalados por las mujeres embarazadas, pueden afectar de forma nociva al desarrollo del feto.

Aquellas cremas que retrasan el envejecimiento cutáneo, por ejemplo, las  que contienen retinol o derivados, no son aconsejables

Con respecto al maquillaje, puedes seguir usándolo, ya que no provoca daño en el bebé, como tampoco las mascarillas. Los desodorantes, excepto los que poseen sales de aluminio, también se pueden utilizar.

Rosa Mañas. Redactora

La moda durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud