Ya tenemos cerca la noche de Halloween

  • compartidos

¿Habéis visto por ahí fantasmas, vampiros, brujas, muertos vivientes, almas en pena...? ¿Todavía no? Pues ¡cuidado! porque están a punto de salir.

Con o sin calabaza siniestra, en breve será la noche de Halloween y el día de Todos los Santos, y las tradiciones de un lugar, si tienen éxito, suelen exportarse sin remedio a todos los rincones del mundo.

La fiesta de Halloween para niños

La noche de Halloween y los niños

Nuestros niños se han sumado a esta fiesta tradicional de los países anglosajones y no me extraña que les guste dedicar un día al año a recordar las almas de los ausentes, a los muertos, y por extensión, a los sustos, al miedo y al horror. ¡Son realmente horrorosas algunas de las caretas que se ven por ahí! Mi hija fue el año pasado a una fiesta de Halloween que organizaron los vecinos y, la verdad, se lo pasaron muy bien, se disfrazaron de muertos, fantasmas, brujas, y monstruos varios y horripilantes. Jugaron con arañas, bichos y animales más o menos repelentes, y remataron la merienda con golosinas en forma de dedo sangriento o colmillos de Drácula, y demás cosas dulces con aspecto repugnante (el abanico comercial es muy amplio).

¿Me pregunto por qué les atrae tanto este tipo de cosas? Es como dar rienda suelta a la fealdad, a lo prohibido, a lo oculto. Esto me recuerda a cuando no quieren ver una película que les asusta pero, aún así, se sienten atraídos y la miran a través de los dedos abiertos de sus manitas. Curiosamente a los niños no les gusta tener miedo, pero les encanta dar sustos a los demás. Les encanta difrazarse y esconderse detrás de la puerta para dar un susto de muerte al primero que pase. Se les dibuja una pícara sonrisa y resuena una sonada carcajada cuando logran hacer botar del susto a otros.

Por una vez, ellos tienen el poder: en lugar de ser los sufridores de pesadillas y temores; ahora son ellos los creadores y protagonistas del miedo. Podemos estar o no de acuerdo con la adopción de las diferentes maneras de celebrar la fiesta de Todos los Santos en el mundo, pero la verdad es que, bien pensado, este día puede ser una excelente manera de enseñarles ciertos aspectos que no suelen tratarse en lo cotidiano como poder tratar el tema de la muerte, dar un tratamiento jocoso y festivo de los temores infantiles y, por último, una excelente oportunidad para acordarse de los seres queridos que ya no están entre nosotros. Al fin y al cabo la muerte y el miedo forman parte importante de nuestro paso por la vida y esta es una buena oportunidad para tratarlos con naturalidad y sin traumas. Así que ¡Tened unos cuantos caramelos preparados, para endulzar a nuestros bichos vivientes!

Patro Gabaldón. Redactora de Guiainfantil.com

Ideas de maquillaje para Halloween

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud