Señales que detectan el sufrimiento fetal

  • compartidos

Cuando se habla de sufrimiento fetal se quiere decir que algo va mal antes o durante el parto. Por lo general, se detecta a través de la interpretación de los gráficos del monitor fetal, donde quedan recogidas todas las alteraciones en la frecuencia cardíaca del feto.

El 'sufrimiento fetal' es un término bastante amplio usado para expresar una situación de dificultad en el intercambio feto-materno, que pone en peligro al feto y pudiendo producirle lesiones irreversibles debido al descenso del flujo de oxígeno.

Causas del sufrimiento fetal en el embarazo

Embarazada en monitores

El sufrimiento fetal puede producirse por diversas causas: problemas debido a una enfermedad de la madre como anemia, hipertensión o enfermedad cardiaca; problemas en el feto como malformaciones, infecciones, anemia o hemorragias; problemas con la placenta como la degeneración, la insuficiencia o separación prematura de la placenta; así como problemas con el cordón, cuando presenta vueltas o nudos que imposibilitan un intercambio metabólico adecuado. Ante esta situación se debe actuar con rapidez para evitar posibles consecuencias nefastas para el bebé.

Si estás embarazada, es inevitable que, cuando tratamos temas como éste, te pongas a temblar y palpes tu vientre para asegurarte de sentir a tu bebé; y eso, precisamente, es lo que debes hacer: estar atenta a las posibles señales de tu hijo, los cambios en sus movimientos o la ausencia de ellos. Debes notificar cuanto antes cualquier temor o duda a este respecto al médico. A lo largo del embarazo los movimientos de tu bebé variarán, ya que al ir creciendo, cada vez dispondrá de menos espacio en el útero: en lugar de dar las patadas de futbolista, tenderá más a retorcerse, girarse o sacar algún codo o rodillita.

Todas hemos escuchado alguna causa por la que han tenido que practicar a una amiga o familiar una cesárea de emergencia: la aparición de meconio (las primeras heces del bebé después del parto) en el líquido amniótico, o por vueltas de cordón, o por placenta previa... Estas experiencias son nuestro primer acercamiento a esta expresión tan terrible: 'sufrimiento fetal'. Pero has de saber, que ante situaciones como las citadas, lo normal, con un debido control, es que todo vaya bien y nazca un precioso bebé sano.

La rapidez con la que se diagnostica y la rápida actuación de los facultativos son fundamentales en estos momentos: el protocolo de actuación de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) establece como tiempo límite para la extracción del bebé 30 minutos ante cualquier sospecha de bienestar fetal, momento en el que se establece la necesidad de un parto inminente, por lo general mediante cesárea de emergencia. A veces, el exceso de información nos abruma, pero lo normal es que en un embarazo controlado desde el principio, se presten atención a todos los posibles problemas futuros, mediante los análisis rutinarios que nos hacen en diferentes etapas del embarazo, las ecografías, el seguimiento de la salud de la madre y las monitorizaciones, así que debemos confiar en que estamos en las mejores manos, aunque siempre haya cabida a cierta preocupación por la salud y desarrollo de nuestro bebé. ¡Natural en una madre!

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com

Masaje para embarazadas paso a paso

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud