El estreñimiento infantil. Las cacas de tu bebé

  • compartidos

La observación del pañal del bebé resulta muchas veces muy elocuente, de ellos se desprende, además de cierto olorcillo, mucha información para los padres. Desde la primera visita de tu bebé a su pediatra suele ser habitual que te pregunte sobre si moja o no el pañal, cada cuánto tiempo hace sus deposiciones y qué aspecto tienen.

El porqué de estas preguntas es para indagar sobre la alimentación de nuestro bebé: la cantidad y el tipo de alimento, la asimilación..., para ello es utilísimo saber lo que ocurre en el último tramo del aparato digestivo. Las cacas son el reflejo de que el organismo de tu hijo funciona bien, y pueden calificarse de muchas maneras: pastosas, sueltas, viscosas, sanguinolentas, con mucosidad... Tenerlas en consideración nos da una información crucial para detectar alguna dolencia o enfermedad, especialmente, si las anomalías en las cacas son de repetición.

Las cacas o deposiciones del bebé

Madre cambia pañal a bebé

Las dolencias más comunes son la diarrea o el estreñimiento. En muchas ocasiones estas alteraciones, especialmente las diarreas, suelen tener un origen vírico y suelen ser motivo ineludible de consulta médica. El estreñimiento, por el contrario, casi no requiere una consulta urgente, pero en algunos bebés y niños puede convertirse en un problema crónico que les causará mucha angustia y dolor. Cuando las heces del niño están muy duras, suele irritar o incluso producir algunas lesiones en el conducto, lo que puede llevarlo a evitar las deposiciones. Así surge un círculo vicioso, un taponamiento del bolo fecal aún peor.

Todavía recuerdo lo que pudo pasar mi pequeño en un episodio de estreñimiento en el que lloraba como nunca lo he visto llorar, chorreaba de sudor por el esfuerzo, como si se tratara de dolores de parto; así que le llevé al ambulatorio y la enfermera con un dedo enfundado en un guante y algo de vaselina, logró romper y sacar la tremenda bola que le bloqueaba el esfínter; gracias a esa maniobra pudo volver a la normalidad. La causa principal del estreñimiento la tenemos que buscar en los alimentos, sobre todo cuando se inicia la alimentación sólida y se disminuye la ingesta de leche u otros líquidos.

Lo más conveniente para evitar el estreñimiento son dietas ricas en fibra y en abundante líquido, pero si los problemas de defecación persisten requieren un diagnóstico para descartar, posibles aunque remotas causas fisiológicas como el estrechamiento del intestino. El estreñimiento ocasional, aunque no suele ser motivo de urgencia, puede derivar en problemas colaterales, así que lo mejor para evitarlo es vigilar las cacas, controlar la dieta de vuestros bebés y, por supuesto, consultar con el pediatra todas las posibles anomalías.

Patro Gabaldón. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud