Canguro o guardería para el cuidado del bebé (3)

  • compartidos

Tu permiso de maternidad o de paternidad llega a su fin. ¿Qué hacer ahora con el bebé? A los cuatro meses, la mayoría de los bebés suele balbucear, mover con más energía los bracitos y las piernas, sonreír y mirar todo a su alrededor. ¡Están para comérselos! Para seguir a todo eso de cerca, has considerado mil alternativas en cuanto al trabajo, pero al final llegas a la conclusión de que tendrás que dejarlo con una cuidadora o en una guardería. ¡Qué difícil decisión!

Adaptación del bebé a la canguro o escuela

Canguro o guardería para el cuidado del bebé 3 

Pero, ¡tranquila (o)! Si te sirve de consuelo, la mayoría de los niños, a partir de los 4 meses de nacidos, no puede estar con sus padres. Se queda a cargo de las abuelas, la guardería o de una cuidadora. Todo es una cuestión de adaptación y de tiempo. Claro que por una u otra opción, te vas a surgir un montón de dudas en cuanto al cuidado, la higiene, seguridad, etc., y principalmente sobre si tu bebé se sentirá a gusto, si será bien atendido, si correrá riesgos, si se sentirá seguro... Es normal que los padres se preocupen con estos detalles. De todos modos, es conveniente que sigas algunos consejos para que la adaptación de tu bebé sea la adecuada y sepas si él está a gusto:

1- Es aconsejable que el bebé comience a ir a la guardería antes de los ocho meses. Cuánto más tiempo pase, más difícil será su adaptación

2- Busca familiarizarse bien con la cuidadora o las maestras de la guardería. Comparta con ellas tus inquietudes y preocupaciones desde el principio, como también las necesidades básicas de tu hijo.

3- Es conveniente seguir el plan de adaptación que estipule la guardería. Sea paciente, tolerante, y comprensivo con las normas en este sentido. Prepárate para los días en que tu bebé llore o patalee para entrar a la guardería o quedarse en casa sólo con la cuidadora. El mal trago se le pasará en una semanita.

4- No compare la adaptación de tu hijo con la de los demás bebés. Cada niño es único e incomparable.

5- Estudia a tu bebé cuando esté sola con él en casa. Observa si presenta moratones, hematomas, rozaduras, mordeduras, si llega limpio, o algún cambio raro en su comportamiento. Si ves algo que no encaja con tus expectativas, es decir, que el bebé pierde el apetito, está más triste, o se muestra agresivo, coméntaselo inmediatamente al centro o a la cuidadora, y pídeles explicaciones.

6- Si al cabo del primer mes no te sientes segura con la guardería o la cuidadora que has elegido, no dudes en buscar otro centro u otra persona. La intuición materna debe ser considerada en la mayoría de las veces.

7- Siempre que puedas, hable con la persona que cuida de tu bebé. Una buena comunicación entre los implicados es la mejor forma de mantener al bebé seguro y bien cuidado.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

La evolución del bebé y su entorno mes a mes

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud