Consejos de los padres a sus hijos a la puerta del cole

  • compartidos

La vuelta al cole habrá empujado a muchos niños de la cama esta semana. Muchas familias vuelven a despertarse más temprano y, como siempre pasa en el inicio del curso escolar de los niños, con muchas prisas y agobios. Cuando me levanto estos días, mi hija ya está vestida, y lista para desayunar. A la puerta de su cole, le aconsejé que tuviera un buen día, que disfrutara y poco más. Mientras esperaba que ella entrara, los comentarios de otros padres me hicieron recordar que en años anteriores, yo la cargaba de consejos y de recomendaciones. Al fin y al cabo, así somos los padres.

La vuelta al cole de los niños

Consejos de madre a hijo en el colegio.

Si te paras a observar a los demás padres y sus hijos en la puerta de los colegios, escuelas o guarderías, escuchas y ves de todo. Niños muy pequeños llorando, resistiéndose a quedarse o a soltarse de las manos o de las piernas de su papá o de su mamá, otros esforzándose en "ser mayores" para no defraudar a sus padres, y a muchos padres con la expresión de su rostro visiblemente tensa, intentando reprimir los miedos, los llantos, y la inseguridad para no pasarlos a sus pequeños, y animándoles a empezar el cole con normalidad.

Para convencer más rápidamente a los pequeños a que se vayan, algunos padres se comprometen a darles un premio, sea una chuchería, un juguete, una peli, o incluso un paseo.

Al igual que los niños, nosotros los padres también somos únicos en nuestra forma de educar. Sin embargo, a la puerta del cole, los consejos coinciden y se repiten: que el niño no llore, que se porte bien, que coma todo, que no pegue y no haga daño a los demás compañeros, que cuide del material escolar, que no se manche, que todo va a salir bien, ufff... ¡un sinfín de recomendaciones!

Luego, ya sin niños, y cuando es posible, algunos padres suelen reunirse con otros padres para compartir sus inquietudes, sus preocupaciones y comentarles sobre cómo se ha portado su hijo. Algunos presumen que su pequeño no ha llorado y que entró alegre al colegio, otros se quejan, se apenan y se culpan entre si. También hay abuelos y abuelas a los que les tocan llevar al nieto o la nieta al colegio. Con ellos, la despedida es corta, los niños no suelen decir nada, ni ellos. Se limitan a un beso y punto.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

Dibujos para colorear del colegio

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud