Hablar con los niños es mejor que hablar sólo a ellos

  • compartidos

Hay momentos de la primera infancia de mi hija que jamás olvidaré. Uno de mis preferidos era cuando, por las noches, me sentaba al borde de su cama, abría un libro, y le contaba cuentos y más cuentos. Al principio era algo incomodo para mí ya que entre el trabajo y el cuidado de mi pequeña, llegaba a la noche súper cansada. Aún así, le leía el cuento y ella lo escuchaba hasta que sus ojitos se cerraban.

Con el tiempo, ella empezó a preguntar, a sugerir otros desenlaces, a inventar otros personajes e incluso historias. Era realmente ¡Una gozada! Al final, disfrutábamos las dos.

Por qué debemos hablar con los niños

Hablar con los niños es mejor que hablar sólo a ellos

Lo que he podido concluir con eso es que, como a nosotros, a los niños no les gusta sólo que hablemos a ellos. Ellos disfrutan mucho más si nosotros hablamos con ellos. La lectura de un cuento es más interesante y atrayente si les animamos a participar, a que hagan preguntas, que se "vistan" de un personaje, se expresen y emitan hasta los "ruidos" de los cuentos. Así nace el diálogo.

Estoy plenamente de acuerdo, con las investigaciones sobre la comunicación con los niños, de que el dialogar con los niños estimula y potencia su desarrollo cognitivo y lingüístico. Esta comunicación no se consigue sólo leyéndoles un libro y un cuento. Interactuar con las personas que conviven con ellos sea en casa o en la escuela, es aún más enriquecedor. Se puede conversar con los hijos en cualquier momento, en el camino hacia el colegio o a la casa, durante la comida o la cena, en un paseo al final de la tarde, jugando, o antes de irse a la cama.

Se puede hablar con los niños sobre todos los temas que les ocurra: de lo que van a poner de ropa, cómo les han ido en el cole, uff... se me ocurre un montón de asuntos. Cuánto más tiempo los niños pasan delante de la televisión, menos tiempo tienen para interactuar con otras personas. Sin duda, la televisión es una herramienta que ayuda en la socialización de los niños. Todo lo que ven en la tele luego repercute en su relación con los demás niños. Sin embargo, la televisión, así como las video-consolas, etc., no puede ni debe sustituir a una charla o una charla familiar.

Estimular que los niños hablen y se equivoquen favorecerá su desarrollo lingüístico, mientras que actividades que los mantengan callados, como estar enfrente a una pantalla, pueden ser contraproducentes. Lo mejor para los niños es tener experiencias de comunicación adecuadas y saludables desde una edad temprana.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud