Por qué los niños se aburren y se quejan tanto

  • compartidos

Los niños son incansables e inagotables principalmente en las vacaciones. Juegan en el patio, en el jardín o en el parque, van a la piscina, a la playa o de paseo con sus padres, tíos o abuelos, ven la tele o quedan con los amigos, juegan a la PlayStation, a la Nintendo, y no se a cuántas cosas más, pero llega un momento, claro, en que no tienen nada qué hacer, y empiezan a repetir una y otra vez: 'Mamá, que me aburro'…

Qué hacer cuando un niño se aburre

El aburrimiento de los niños

Algunos padres, con tal de no aumentar el aburrimiento de sus hijos y de no seguir escuchando siempre la misma frase una y otra vez, se ingenian para buscar algo qué hacer a sus hijos. Van a la biblioteca o a una librería a la caza de un libro divertido para ellos, o simplemente buscan en las estanterías algún juego de mesa o alguna manualidad que hacer.

Otros, se niegan a suprimir el aburrimiento de su hijo. Que se aburra, y punto. El niño se queda de mal humor, monta una rabieta, llora, y en muchos casos acaba quedando de castigo en su habitación. Y me pregunto: ¿Cuál de las dos actitudes es la más correcta? Creo que no existe una solución así tan definida. No es tan fácil manejar esta situación. Yo, sinceramente, no me puedo creer que los niños de ahora se aburran tanto. Hoy, especialmente, ellos tienen de todo… o así parece.

¿Por qué los niños se aburren tanto? ¿Será eso normal? Creo que no. Es más, creo que todo es consecuencia de un cotidiano con demasiado control sobre ellos. Horario para el cole, para las actividades extraescolares, para los deberes, deportes, etc. Y como sobra poco tiempo para jugar, ahí están los padres para organizar incluso los juegos de los niños, para decirles qué, cómo, y con qué pueden jugar. Muchos niños de ahora ya reciben todo 'masticado'. No saben qué pedir, no se esfuerzan para aprender a crear, a imaginar situaciones de juego. Y claro, en cuanto se cansen de jugar en las vacaciones, se aburren. Los niños echan de menos a la disciplina, al cotidiano previamente controlado, a la agenda habitual. Son niños que están acostumbrados a seguir un guión todos los días.

Creo que durante las vacaciones o en los días en que los niños no tienen escuela ni otra actividad, lo mejor es que los padres busquen dedicar un tiempo exclusivamente a los hijos y si posible fuera de casa. Lejos de los escenarios y de las ‘claquetas’, y de las agendas. Deben enseñar a los hijos que con el aburrimiento también se aprende, y que hay un tiempo para todo incluso para no hacer nada. Además, que se puede transformar el aburrimiento en una carrera, jugando al aire libre con la arena de la playa o del parque, o incluso disfrazándose de príncipes y princesas, haciendo despertar su imaginación y creatividad.

El aburrimiento puede convertirse en una gran idea en la cocina, lavando el coche, bañando al perro, y en otras muchas cosas sencillas como caminar de las manos, y platicar. En todo caso, creo que el 'me aburro' es una forma de llamar la atención, ya que en realidad los niños no tienen razones convincentes para aburrirse de verdad.

Ideas de plastilina para hacer con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud