La relación de los niños con las mascotas

  • compartidos

Nuestro perro lleva casi nueve con nosotros, y puedo decir que la relación de nuestra familia con él es de lo más gratificante. Ha cambiado nuestra rutina cotidiana.

Tener una mascota, sea un perro o un gato u otro animal en casa, requiere compromiso, responsabilidad y dedicación. Al fin y al cabo, un perro es uno más de la familia.

Los niños y su convivencia con las mascotas

Niña duerme con perro

Sólo quien tiene un perro en casa puede entender cómo es su relación con las personas. Si me pidieran que dijera las ventajas de tener un perro en casa, este artículo no se terminaría. Tal vez por eso, yo no entiendo cómo existen personas que son capaces de hacer daño o de maltratar, o de abandonar a los animales. 

La relación de los niños con los animales es muy especial, así como los cuidados que debemos tener. Siguen algunos consejos:

1- Una cosa es el perro de la familia y otra cosa es un perro del vecino. Por esta razón es necesario enseñar a vuestro hijo que cuando vea un animal en la calle nunca se acerque a él sin antes preguntar primero al dueño del animal si existe algún peligro.

2- Si ven a un perro nervioso o que esté en la etapa de dar mordisquitos, digan a vuestro hijo que el perro no quiere jugar en aquel momento, pero jamás digan que les puede morder o que el perro es malo.

3- Jamás deben dejar solo a un niño pequeño jugando con el perro, hasta que éste no sea lo suficientemente responsable. En la etapa de aprendizaje los niños pueden ser crueles con sus compañeros, incluidos los perros. A pesar de su paciencia, la reacción del perro será defenderse ante alguna agresión.

4- Fomentar la empatía de vuestro hijo hacia el perro, demostrando cariño hacia la mascota. Cuando acaricien al niño en presencia del perro, hagan lo mismo con vuestra mascota para que ella no se sienta marginada.

5- Estimulen y enseñen al niño a jugar con el perro. Ejemplos: tirando una pelota suave, rascándole la cabeza, haciéndole cosquillas. Los expertos dicen que los niños que crecen con animales son más tranquilos, responsables y cariñosos.

6- Enseñen a vuestro hijo a cuidar del perro y a tener responsabilidades con él. A estar pendiente de los horarios de comida, de asegurarse si tiene agua en su platito, etc.

7- Con paciencia y comprensión, conseguiréis una buena adaptación del niño y el perro. Será divertido verles jugar juntos, y cambiarse cariño.

8- Enseñen a vuestro hijo a cuidar del perro. Pídele que les acompañen al veterinario cuando el perro tenga alguna enfermedad o tenga que recibir alguna vacuna.

9- Para que el perro reconozca a vuestro hijo así como a cualquier otra persona que entre en vuestra casa, dejen que el perro les huela. El perro memorizará el olor y lo aceptará.

10- Si es posible, elijan una raza de perro más apropiada al convivio con niños. Hay razas, como los pastores, por ejemplo, que se convierten en guardianes de los niños. Los vigilan y no se separan de ellos. Hay otras razas, como los 'cocker' que son más nerviosos y celosos. Lo mejor es que lo consulten con un veterinario.

De todos modos, existen algunos animales que no están recomendados para seren mascotas de los niños, y es mejor evitarlos.

Instinto maternal de los animales

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud