Niños que duermen mal es igual a niños nerviosos

  • compartidos

El sonido del despertador es siempre molesto cuando uno duerme poco y mal. Todos hemos dormido mal alguna vez, y sabemos que eso anuncia un mal día. ¿A que sí? Pues lo mismo ocurre con los niños. El niño que no se porta bien, se muestra inquieto, impulsivo, nervioso, o que manifiesta torpeza y falta de atención, muchas veces es porque ha dormido mal y poco.

Los problemas de sueño en los niños

NIño duerme en clase

Los problemas o la falta de sueño en la mayoría de los casos acaban repercutiendo en el comportamiento de los niños. Niños sanos pero que duermen mal y poco pueden presentar los mismos síntomas que padecen los niños con el Trastorno y Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esta es la conclusión de un estudio de la Universidad de Helsinki, Finlandia, publicado en la revista 'Pediatrics'.

En la investigación se midió el sueño de 280 niños menores de siete años, con la participación de sus padres. Se utilizó la actigrafía, una técnica que consiste en el registro de movimientos de la mano del niño durante las horas de sueño, lo que permite detectar no solo los patrones de sueño-vigilia, como también las apneas nocturnas, el insomnio, entre otros problemas. Los datos obtenidos con esta técnica fueron contrastados con dos cuestionarios, uno sobre el sueño y otro sobre la hiperactividad, que los padres de los niños respondieron. Se percibió que los comentarios de los padres sobre las horas de descanso de sus hijos no coincidían con los resultados de la actigrafía. Eso demostró que no todos los padres son conscientes del tiempo real que duermen sus hijos.

Un niño de siete años descansa mal cuando se va a la cama tarde, se levanta por las noches con frecuencia, y duerme pocas horas, es decir, menos de nueve a diez horas. Según los investigadores, en las últimas décadas, el tiempo de horas de sueño se ha recortado en todos los países occidentales. En EEUU un tercio de los niños posee un sueño inadecuado.

¿Qué pueden hacer los padres para evitar que sus hijos tengan problemas para despertarse o despejarse, somnolencia diurna, dolor de cabeza, nerviosismo e irritabilidad? Los investigadores coinciden que es importante que los padres mantengan unas rutinas adecuadas en relación con el sueño de sus hijos:

- Asegurarse que los niños van siempre a la cama a la misma hora.

- Controlar el tiempo que los niños están expuestos a la televisión o internet por las tardes.

- Enseñar a los niños la importancia del descanso adecuado, también con ejemplos.

- Consultar un especialista si los síntomas de un sueño inadecuado persisten. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud