Lejía diluida trata y alivia el eczema infantil

  • compartidos

Mi hija tuvo dermatitis atópica hasta casi los tres años de edad. Tenía irritación en el cuello, en los bracitos y piernas. A veces, los picores la impedían incluso dormir por la noche, y no había manera de impedirla que se rascara. Habíamos probado de todo, cremas, talcos, hasta que una vecina nos dijo que la dejara de bañar con jabón. Lo hicimos, y se acabó.

Dejar de bañar a mi hija con jabón alivió bastante el eczema de piel que ella tenía. Poco a poco las irritaciones fueran disminuyendo, hasta que nos dijo un adiós definitivo. Aunque los médicos recetan mucha hidratación en el local de los eczemas, existen fórmulas complementares, más caseras, que pueden aliviar e incluso tratar la una inflamación cutánea. Si no la tratas, el rascarse de los niños puede empeorar la situación porque produce heridas e infecciones de la piel difíciles de tratar. La dermatitis atópica afecta a un 17% de los niños en edad escolar.

Eczema o dermatitis atópica en bebés

Un estudio con niños, realizado por investigadores de la Universidad Northwestern de EEUU, acaba de revelar que la lejía casera sin aditivos, empleada para blanquear y desinfectar, puede, en muy pequeñas dosis, y bien diluida en agua, aliviar y tratar el eczema infantil. La lejía elimina las bacterias sin que exista el mismo riesgo a una resistencia bacteriana. La autora principal del estudio, la dermatóloga Amy Paller, afirmó a la revista “Pediatrics”, que es importante que se diluya correcta y adecuadamente la lejía, en una concentración menor del 0,005%, lo mismo que unos 112 mililitros de lejía por una bañera grande llena de agua. Los menores que participaron en la investigación tomaron baños con un poco de lejía diluida y se registró mejoras sensibles en sus síntomas. El eczema en el cuerpo, brazos y piernas mejoró, mientras en la cara, que no se metió en el agua, no experimentó ninguna mejoría. Paller también afirmó que los niños vieron reducida la gravedad de su eczema en cinco veces en comparación con los que fueron tratados con placebos durante un periodo de tres meses. Aparte de los beneficios que supone el resultado de esta investigación para la salud de los niños, también representa un ahorro económico para las familias. Es un tratamiento barato, simple y seguro, que disminuye los brotes de eczema. Si tienes un bebé con dermatitis atópica, esta puede ser una alternativa para tratarlo y curarlo. Sin embargo, me siento en el deber de decirte que antes de probarla, sería conveniente y sensato que escucharas la opinión del pediatra de tu hijo. Como siempre decimos, cada niño es único. Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud