Cómo preparar un viaje de vacaciones con un bebé

  • compartidos

Sólo pensar en tener que cargar con bolsas, cuna, juguetes, pañales y con todo lo que conlleva el cuidado de un bebé, muchos padres llegan a sentirse desanimados para programar un viaje de vacaciones. Algunos llegan al punto de preferir quedarse en casa a tener que preparar todo lo que necesitarían llevar. Si este es vuestro caso, animaros, salir de viaje con un bebé puede ser una experiencia única, inolvidable y llena de sorpresas.

Un bebé no debe ser un obstáculo para viajar

Viajar con bebés

Mi marido y yo siempre pensamos que viajar es la mejor inversión que alguien puede hacer en la vida. Por eso, siempre hemos tenido claro que cuando tuviéramos un hijo, no dejaríamos de disfrutar de los viajes. Pero cuando vino nuestra hija, todo cambió. No hemos dejado de viajar, pero hemos tenido que elegir otros destinos, más tranquilos, e ir ajustando nuestras aventuras a las necesidades de nuestro bebé.

Cuando se tiene un bebé, un viaje debe estar muy planificado, y sin improvisaciones. La seguridad y la protección del bebé es lo primero. Es necesario elegir un destino que ofrezca las condiciones adecuadas para que el pequeño pueda descansar, alimentarse y entretenerse de alguna forma. Playa o montaña, pero que sea un lugar que no ponga en riesgo la salud y el bienestar del pequeño.

Los detalles del viaje son muy importantes. Debemos poner una especial atención al equipaje de vuestro bebé y organizar todo lo que vamos a necesitar. Debemos considerar que ellos necesitarán ropa apropiada y adecuada a la temperatura del lugar que habéis elegido para ir de vacaciones.

Recordad que los bebés son impredecibles y que necesitarán de ropa extra ya que pueden ensuciar más ropa de la que podéis imaginar. También deben incluir gran cantidad de pañales, algún juguete, una cuna de viaje, cremas, etc. Aparte de la ropa, la alimentación es otro punto importante. No sólo es recomendable que lleveis leche de la fórmula indicada a su edad (aunque el bebé se alimente con lactancia materna), sino que también hay que buscar respetar sus horarios de alimentación y de sueño.

Si vais en coche, no olvidéis poner el bebé en el asiento trasero, orientado hacia atrás, y acompañado de un adulto para que lo vigile. El bebé jamás debe ir en coche en los brazos de otra persona. En los brazos, sólo en un avión, principalmente en el despegue o en el aterrizaje, para que esté más tranquilo y no sienta las molestias propias de los cambios de presión. Si el viaje es de largo recorrido, lo mejor es que viajéis en avión durante la noche. Antes de hacer la reserva del vuelo, advertir a la compañía que tienen un bebé y que necesitais de un asiento con más espacio para las piernas. Por lo demás, si tenéis todo controlado y calculado, no tenéis por qué preocuparos. Viajar con vuestro bebé será una experiencia única e inolvidable. Ya nos contaréis.

Ideas para decorar huevos de Pascua

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud