Mi hermano me salvó la vida

  • compartidos

La vida de Andrés, de 7 años, cambió totalmente desde que su hermano Javier nació. Es más, Javier le salvó la vida. Todo eso gracias a la decisión de sus padres de tener otro hijo a través de una reproducción asistida y tratamiento genético, y a la medicina que logra con éxito salvar la vida de Andrés, con el trasplante de sangre del cordón umbilical de Javier.

Andrés padecía anemia congénita severa (beta-Talasemia mayor), una enfermedad hereditaria que hasta ahora era incurable. Javier nació libre de la enfermedad hereditaria y absolutamente compatible con Andrés para ser el donante idóneo, después de que fuera seleccionado genéticamente. Fue el primer donante del mundo nacido tras un Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP), técnica utilizada en el complejo hospitalario Virgen del Rocío, de Sevilla, España, que permite analizar embriones fecundados in vitro para eliminar los que contienen alteraciones genéticas que transmiten enfermedades e implantar en el útero los que carecen de patologías congénitas. Las células madre del cordón umbilical de Javier, nacido hace 5 meses, fue lo que curó a Andrés de la enfermedad.

El bebé que salva la vida de su hermano

Ante las innúmeras polémicas que están creciendo en torno al tema yo, como madre, apoyo a los padres de Andrés y Javier. ¿Cuál es el padre o la madre que no haría de todo para salvar la vida de un hijo? Ellos no hicieron nada malo y merecen todo nuestro respeto. Además, este método sólo puede ser utilizado en España cuando se confirma que es el último recurso y la única vía posible para poder salvar la vida de un hermano enfermo. A mí, particularmente, lo único que no me parece bien es que llamen a Javier de "Bebé medicamento" o de "Bebé de diseño". Como todos los bebés, pienso que Javier es un ser único, no una herramienta ni un instrumento. Aunque su genética haya sido tratada para salvar la vida de su hermano, eso no quiere decir que ha nacido solamente para eso. Por eso creo que no le debemos dar títulos o menciones de este tipo. Javier tiene una vida, un nombre, y un hermano sano, con el cual podrá jugar y compartir muchos momentos en su vida. Además, es un caso que abre una puerta de esperanza a muchas familias que están pasando o pasarán por lo mismo. Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud