Cómo prevenir el cáncer desde la infancia

  • compartidos

Orientar y educar a nuestros hijos para que disfruten y mantengan hábitos saludables de alimentación y de ejercicios físicos desde que son muy pequeños, es una forma de protegerles del cáncer en el futuro. 

Pruebas científicas demuestran que existe una relación entre el sobrepeso y la obesidad de los niños y los cánceres de esófago, riñones, endometrio, páncreas, mama y sistema gastrointestinal.

El cáncer y los buenos hábitos de alimentación

Niño come melocotón

Todavía poco se sabe sobre este vínculo. Si se evita un exceso de peso corporal en la infancia, se podría prevenir nuevos casos de cáncer, según los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se estima que cerca de 22 millones de niños menores de cinco años presentan sobrepeso o son obesos en el mundo, debido a múltiples factores relacionados con la alimentación y el sedentarismo. Por eso se insiste en que se adopte buenos hábitos de alimentación, la ingesta de frutas y verduras, y que el niño practique ejercicios físicos o algún deporte. Las familias, así como los colegios, juegan un importante papel a la hora de controlar a los pequeños.

Frutas y hortalizas para la prevención del cáncer Según un estudio del Centro de Cáncer Integral del Estado de Ohio, EEUU, publicado en la revista "Cáncer Prevention Research" y en el sitio web de la Asociación "5 al día", unos pigmentos naturales presentes en algunas frutas y hortalizas poseen propiedades anti cancerígenas. En el experimento, realizado con ratas, se observó que las antocianinas inhibían el crecimiento y estimulaban la muerte celular. En las moras, la col lombarda, la granada, las berenjenas, ciruelas, cerezas o las uvas, se puede encontrar las antocianinas, una clase de flavonoides que aportan el color rojo brillante, azul o morado, y que posee componentes en la prevención del cáncer.

Las propiedades de las antocianinas también son conocidas como las antivirales, hemostáticas y antioxidantes. Además esta sustancia contribuye a la conservación de la salud visual, protegiendo la retina, y también defiende al corazón de diversas enfermedades cardiovasculares. Para saber qué frutas y hortalizas contienen este elemento tan beneficioso para la salud de los niños y de la familia, sólo tienes que fijarte en los colores azulados, morados o granates, que son generados precisamente por las antocianinas.

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud