No se debe obligar a los niños a saludar a los demás

  • compartidos

La costumbre que tienen muchos padres de obligar a que sus hijos saluden a los demás cuando llegan a algún lugar o cuando llega alguien a casa, no es buena según los ojos de algunos especialistas. Dicen que es una reacción lógica de niños tímidos e inhibidos, y que ellos deben aprender a saludar sólo con el ejemplo de sus padres.

El saludo de los niños

El saludo de los niños

En mi casa tenemos una costumbre. Cada vez que viene alguien de la familia a casa, siempre le recibimos en la puerta, incluido el perro que se apunta sin que le digamos nada. A mi, particularmente, me parece estupendo que te esperen, que te abran la puerta y que notes que eres bienvenido. El saludo inicial es importante en mi casa. No lo hacemos sólo por una cuestión educativa, sino porque consideramos que es un gesto de respeto, cariño y de atención a los demás.

Sin embargo, el hecho de que lo hagamos nosotros no quiere decir que los demás también lo deban hacer. Cada caso y cada casa o familia, es un caso. El saludo siempre ha sido una norma de convivencia básica. Siempre me enseñaron a saludar a todos, sin discriminación. Vecinos, parientes y amigos.

Pienso que hay que respetar a los niños, cuando sienten una posible timidez o inhibición, pero sin duda creo que hay que enseñarles que el saludo es algo tan necesario como cepillarse los dientes por la mañana. Este tipo de regla se aprende cuando uno es pequeño. Pero hoy, no a todos los niños les resulta placentero el acercamiento físico o saludar a alguien.

Al desconocido hay que ignorarle. Los especialistas en sexualidad infantil van más allá. Dicen que los niños tienen esa negación a saludar porque se trata de su pudor y de su intimidad, no de mala educación. Respetar este comportamiento favorecerá a su futura sexualidad. Serán más libres para elegir. ¿Cómo lo ves?

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud