Habla a tu bebé con tus manos

  • compartidos

El tacto es, sin duda alguna, el sentido y la palabra más cercana que los padres pueden utilizar para comunicarse con su bebé. A través del masaje, los padres pueden fortalecer los lazos afectivos con su hijo y al mismo tiempo relajarle y aliviar los posibles cólicos u otras molestias que él pueda tener, estimular su desarrollo psicomotriz, y tranquilizarlo. El masaje es tan beneficioso para los bebés como a sus padres.

Cómo masajear a tu bebé

Los beneficios del masaje para el bebé y la madre

¿Has probado dar un masaje a tu bebé? Pues no es nada difícil. Lo importante no es la técnica en si, y sí que el ambiente sea tranquilo, a una temperatura agradable, y que no estés pendiente del tiempo. Con apenas 10 minutitos se puede dar un buen y relajante masaje que no debe limitarse apenas a los movimientos de las manos. Mientras vayas dando el masaje, es conveniente que hables y hagas carantoñas a tu bebé. Le encantará y además estarás colaborando para mejorar su salud y su ánimo. Seguro que tu bebé balbuceará.

Es recomendable que esperes hasta el mes de nacido para dar un masaje al bebé. Es que en esta primera etapa, los bebés duermen y comen todo el tiempo. Tampoco es conviene dar un masaje cuando el bebé esté enfermo, o cuando acabe de comer, o aún cuando se muestre alterado por algo. Conviene dar un masaje a diario, y si posible siempre a la misma hora, estableciendo así una rutina.

Después del baño es un buen momento para un masaje. Puedes empezar el masaje con la ayuda de un buen hidratante. Desde debajo de las costillas hasta las ingles, empieza presionando y arrastrando suavemente las manos en dirección horizontal. Luego, puedes hacer círculos con las manos, en el sentido de las agujas del reloj, sobre el abdomen del bebé, a la altura del ombligo. Enseguida, sujeta los pies del bebé, y presiona las piernas encogiendo las rodillas del bebé hacia el abdomen. Puedes mantener esta posición por unos 10 segundos y volver a la posición inicial. Repetir el movimiento hasta 3 veces.

Para terminar, sujeta con las dos manos las nalgas del bebé y balancee sus caderas a ambos lados, y luego puedes ir bajando las manos por sus piernas hasta los pies. Ya verás los resultados.

Shantala paso a paso. Masaje terapéutico para bebés y niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud