Cómo la costumbre de fumar afecta a la salud del bebé

  • compartidos

Todos sabemos que fumar es malo, tanto para la salud de quien fuma como para el que está al lado del que fuma. Hace poco, un estudio ha revelado que más del 10 por ciento de las mujeres fuman a lo largo de sus embarazados. Es más, la investigación indica que cuánto más joven es la madre, más fumadora es. Los expertos insisten que si las mujeres embarazadas no hubiesen fumado, se podrían haberse evitado hasta el 5 por ciento de las muertes infantiles.

El tabaco afecta a la salud del bebé

embarazada fuma

Según los expertos, depende mucho de los padres fumadores el evitar enfermedades al bebé que está por nacer. No solo es malo que la madre fume, como que el padre también lo haga. Fumar puede provocar riesgos a la salud del bebé y exponerlo a algunos problemas como:

1- Parto prematuro

2- Problemas cardíacos

3- Malformaciones o defectos de nacimiento

4- Síndrome de muerte súbita

5- Bajo peso

Los médicos advierten que las mujeres que quieran quedarse embarazadas, deben dejar el tabaco antes de ir a por el embarazo. Es más, las mujeres que dejan de fumar durante los primeros tres a cuatro meses de embarazo tienen menos probabilidades de que sus bebés nazcan con bajo peso en comparación con aquéllas que siguen fumando, mientras las mujeres que dejan de fumar antes de quedar embarazadas reducen el riesgo de tener un bebé de bajo peso al mismo nivel de las mujeres que nunca han fumado.

El estudio también revela que las mujeres que tienen más dificultad para dejar de fumar son las que padecen trastornos emocionales, tales como la ansiedad y la depresión. Los investigadores han encontrado que entre un tercio y la mitad de las mujeres que fuman durante el embarazo tienen un trastorno del estado de ánimo. Puede ser más difícil tratar con medicinas a las mujeres embarazadas que padecen depresión, ansiedad o abstinencia de nicotina debido a preocupaciones de efectos dañinos que los medicamentos podrían causar al feto. No obstante, las mujeres que están en este caso, pueden tratarse con terapia o con algún tipo de medicamento, desde cuando lo administre su médico.

La nicotina y otras sustancias del tabaco también se le pueden pasar al bebé a través de la leche materna. Esto puede afectar al bebé inmediatamente. Por ejemplo, los bebés que fueron amamantados por madres que han fumado duermen media hora menos que los bebés de las madres que no fuman. Lo mejor es no fumar durante el periodo de lactancia.

Es siempre bueno recordaros que los padres que fuman tienen una mayor probabilidad de tener hijos que fuman. Por lo tanto, si queréis ser padres y fumáis, lo mejor es que abandonéis al tabaco YA.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud