Los niños no inventan enfermedades

  • compartidos

Una madre nos cuenta que su hijo de 6 años está usando pretextos para no ir al colegio. Llora, y le dice que le duele el estómago, una y otra vez. Lo ha llevado al medico, y después de varios análisis, nada le fue diagnosticado. Descartaron cualquer dolencia física. El niño puede que no presente ninguna enfermedad, pero él la siente. Y cuando los niños se quejan o expresan alguna molestia, es por algo, por no mienten ni inventan los dolores.

El acoso escolar que sufren los niños

El acoso infantil escolar

La madre nos dijo que habló con su hijo en varias ocasiones sobre lo que él siente y, después de mucho insistir, al parecer hay un niño que lo molesta en clase. Ella le dijo que iba a hablar con la profesora y el niño le pidió que no lo hiciera, ya que él arreglaría el tema. Y me pregunto: ¿Hasta qué punto un niño de 6 años puede solucionar un problema con algún compañero que le está molestando?, ¿A los 6 años los niños están preparados para enfrentarse a problemas tan complicados como el acoso?.

Casos como este se repiten una y otra vez en los colegios. Los acosos escolares, las intimidaciones, humillaciones, insultos, parecen no tener frenos, y continúan causando dolores en muchos niños. ¿Por qué aún siguen existiendo este tipo de problemas en los colegios?

Un pajarito triste no canta, dijo una vez la soprano española Ainhoa Arteta cuando, después de haberse divorciado de su marido, se quedó casi un año sin poder cantar. Cuando tenemos algún problema y este problema nos hace sentir dolor, nos cuesta mucho cumplir con nuestras obligaciones. Eso pasa con todos, incluso con los niños. Niños que viven situaciones de estrés por un cambio de casa o de colegio, por el divorcio de los padres, por la pérdida de un ser querido, o por un bullying, suelen presentar algunos malestares.

Los niños, especialmente los más pequeños, no saben explicar lo que sienten, no razonan, no saben cómo solucionar sus problemas, y acaban expresándolo con algun dolor de cabeza u otra dolencia. Hay que oír lo que dice también el cuerpo de los hijos. Los niños no inventan enfermedades. Por no querer preocupar a sus padres, y por no conseguir identificar lo que sienten como fobia o miedo, o ansiedad, ellos enferman. Pienso yo que, en estos casos, lo mejor es intervenir, ir al colegio, pedir ayuda y colaboración, y no esperar, para evitar que esta bola de nieve crezca aún más, y para que el pájaro vuelva a cantar, cuanto antes. Es muy importante que los padres, conquisten la confianza de los hijos, depositando en ellos su respeto y su apoyo, siempre, en cualquier ocasión.

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud