Las medusas y sus picaduras en los niños

  • compartidos

Todos estamos deseando bañarnos en el mar cuando llega el verano y las vacaciones. Sin embargo, las medusas, esos animalitos marinos, preciosos y blanditos, pueden fastidiarnos un día de playa, sobre todo, a los niños, ya que si el afectado por la picadura es una persona de poco peso como los niños, las reacciones son más fuertes.

Por qué pican las medusas a los niños

ninos-medusa

Las medusas tienen los tentáculos recubiertos de unas células en su superficie que son urticantes o irritantes y que, cuando entran en contacto con la piel, nos inyectan su veneno, pues piensan que somos un enemigo o una posible presa. Las picaduras de medusa producen dolor, hinchazón y picor intenso en la zona y, según el tipo de medusa y si nos han picado una o varias, el veneno también puede alterar nuestro estado de salud con mareos, náuseas, vómitos, jaquecas, fiebre e incluso hemorragias.

Qué hacer si una medusa pica a mi hijo

Aunque actualmente, se han instalado redes en las playas para impedir el acceso de las medusas a la zona de los bañistas, éstas a veces se rompen. Lo primero que debemos hacer es lavar la picadura con suero fisiológico o agua salada, nunca con agua dulce porque eso multiplica el dolor y la irritación. También es conveniente aplicar frío sobre la herida durante unos 15 minutos para mitigar el dolor y calmar la inflamación, pero cuidado, nunca apliques hielo directamente porque seguramente estará hecho de agua dulce y podría agravar los síntomas. Si pones hielo en la picadura, hazlo dentro de una bolsa de plástico.

Y además, no frotes la picadura con arena, ni con la toalla. Si han quedado restos de medusa sobre la piel, no intentes nunca quitarlos con la mano. Evita el contacto con los dedos, utiliza la presión del agua salada para quitarlos o unas pinzas, si tienes, y hazlo sin frotar. Recuerda, esto es muy importante, porque si tocas los restos de la medusa, aún rota, éstos actuarán como si volvieran a encontrarse con su presa y te inyectarán más veneno. Y además, evita lavar la herida con alcohol ni poner en marcha la creencia popular de utilizar orina sobre la picadura. No está demostrado científicamente que funcione.

Si la medusa ha picado a alguno de tus hijos, busca rápidamente un socorrista, un centro sanitario o un puesto de la Cruz Roja donde puedan atenderle, ya que el veneno puede afectar con más intensidad a los niños porque pesan poco. Ten en cuenta que hay personas que pueden sufrir reacciones anafilácticas como consecuencia de las picaduras, o tener consecuencias más graves, así que intenta observar a la persona en cuestión para ver que no cambia su ritmo respiratorio, ni cardiaco y que se encuentra bien dentro de lo que cabe.

Al menor cambio, llévala a un centro de salud para que le administren antihistamínicos o corticoides. Por desgracia, no hay manera de eliminar el dolor y el picor iniciales, pero con estos consejos podéis aliviarlo bastante. Y recuerda, cuando vayas a una playa, por si hay medusas, lleva siempre contigo suero fisiológico, hielo y unas pinzas.

Marisol Nuevo. Guiainfantil.com

Animales del mar de plastilina. Manualidades para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud