Diversión para los niños en los campamentos urbanos

  • compartidos

Deportes, manualidades, juegos por equipos o actividades en la piscina son sólo algunas de las alternativas de ocio que los campamentos urbanos de verano ofrecen a los niños. Múltiples alternativas para pasarlo de maravilla, mientras los padres hacemos la cuenta atrás de los días que faltan para hacer las maletas y marcharnos de vacaciones.

Y es que así durante las vacaciones escolares, mi hijo no tiene tiempo de aburrirse. Al contrario, se lo está pasando mejor que nunca desde que tuve la gran idea de apuntarle a un campamento urbano. Ha tenido la oportunidad de hacer nuevos amigos con los que compartir un sinfín de actividades lúdicas, con las que se lo pasa fenomenal y que le animan a levantarse pronto para volver al día siguiente.

Campamentos urbanos: na alternativa para conciliar 

Campamentos urbanos de verano

Tres meses de vacaciones escolares o las vacaciones de Semana Santa, suponen demasiados días para muchas familias. Para muchos, los campamentos urbanos, son nuestra solución. Empezaron a funcionar como una alternativa a los campamentos de verano, que permitía que los niños durmieran en casa cada día.

Desde hace 15 años, las familias que necesitan tener a sus hijos ocupados durante el día, mientras los papás están trabajando, pueden optar por esta alternativa cada vez más solicitada. Y es que el campamento urbano no es una continuación del colegio. En realidad, no tiene nada que ver. Por eso, los niños lo pasan tan bien.

Todo el tiempo está pensado para desarrollar actividades lúdicas como juegos y competiciones, deportes según la edad del niño, actividades acuáticas en piscinas, talleres de manualidades, excursiones, sesiones de cine forum, talleres de inglés o teatro y cuentacuentos.

A parte de todas estas actividades, los campamentos urbanos incluyen servicio de comedor y algunos suelen ofrecer a los niños un tentempié a media mañana, ya que el horario habitual ocupa, generalmente, 8 horas, de nueve de la mañana a cinco de la tarde. No obstante, este horario puede ampliarse una hora antes y otra después, es decir, de ocho de la mañana a seis de la tarde, en función del horario laboral de los padres.

Los campamentos urbanos permiten a los niños hacer nuevos amigos, mientras aprenden cosas nuevas y se divierten. El objetivo de todas las actividades lúdicas es que los niños disfruten, mientras aprenden valores como el respeto a la naturaleza, al medioambiente y a los demás. La cooperación, el trabajo en equipo y la participación de todos impregna el espíritu de amistad que se respira en esta iniciativa. Una gran idea para mejorar la conciliación laboral y familiar que necesitamos padres e hijos.

Marisol Nuevo.

Juega a hacer las letras del alfabeto con las manos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud