La televisión no es una 'nana' ni una 'niñera' para los niños

  • compartidos

Siempre estamos con lo mismo. Ahora que mi hija está de vacaciones, volvemos a lo de siempre: televisión todo el día, no. Un ratito, no pasa nada, pero eso de estar una tarde entera tumbada en el sofá, dando al mando a distancia y viendo una película detrás de otra, no me parece saludable. Y cuando me quejo, ella me dice: 'ojala yo tuviera una televisión en mi habitación como mis amigos...'

Prohibir sólo por prohibir la televisión no me parece que sea una buena fórmula para impedir que los niños la vean a todas horas. Yo lo que hago es fomentar el juego de mi hija con sus amiguitos, un paseo, una manualidad u otra actividad que permita su capacidad para estimular otras habilidades que en mi opinión, se limitan un montón cuando los niños ven la televisión. A los niños hay que darles límites. Límites para comer, para jugar, para dormir, incluso para el berrinche o la rabieta.

La televisión no es un juguete en el salón, ni mucho menos un entretenimiento en la cocina a la hora de comer, o un "Cuentacuentos" o una "nana" en la hora de dormir. Hay niños así como familias que presumen tener una televisión en la habitación, otra en la cocina, en el salón y por toda la casa. Yo prefiero presumir de que mi hija juegue al parchis, dibuje, escuche música o que lea libros en su habitación.

Niño ve la televisión en su habitación

Uno de cada cinco niños ve la televisión en su habitación

En Estados Unidos, un estudio revela que uno de cada cinco niños de entre tres y cinco años de edad ve la tele en su propia habitación. Cuando los niños ven la televisión por las noches o antes de dormir, después de las 7 p. m., pueden estar más propensos a tener dificultad para dormir y a tener pesadillas. La televisión, más que los ordenadores y los videojuegos, altera el sueño de los preescolares, especialmente si se emite programas violentos, aunque sean de dibujos animados.

La Academia Estadounidense de Pediatría aconseja que niños menores de 2 años no miren programas de televisión. Además, la Academia recomienda que en las revisiones médicas se pregunte a los padres de los pequeños cuánto tiempo miran la tele y si tienen televisión en sus habitaciones. Aunque para muchos padres la televisión sea un recurso fácil para que sus hijos se vayan a la cama sin quejarse, es conveniente que sepan que ver la tele antes de dormir, puede generar problemas de sueño y consecuentemente, menor rendimiento escolar. Por tratarse de una actividad sedentaria, ver la televisión sin control favorece la obesidad infantil. Se aconseja que los padres controlen los contenidos y el tiempo de sus hijos frente a la televisión. No debe superar a las dos horas diarias.

Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

Shantala paso a paso. Masaje terapéutico para bebés y niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud