Tu bebé en la cuna parque o corralito

  • compartidos

Cuando tu bebé ya puede mantenerse sentado sin ayuda es el momento de pasarle a la cuna parque o al corralito, un invento para muchas mamás, que ven este accesorio infantil como un gran invento que les permite mantener seguro al bebé mientras ellas pueden acabar con sus tareas.

En el corralito, el bebé puede ensayar cómo ponerse de pie trepando a través de las cuerdas o redes de las paredes, puede iniciarse en el gateo y lanzar y recoger sus juguetes sin peligro de hacerse daño con el pico de una mesa o el borde de una silla como cuando está en el suelo.

Bebé en el corralito

Tu bebé en la cuna parque

Además, colocar al bebé boca abajo sobre una superficie dura o semirrígida es bueno para fortalecer su columna vertebral, ayudarle en el entrenamiento de sostener su cabecita e iniciarse en la carrera de sus desplazamientos. Esta soltura de movimientos permite, además, a tu bebé experimentar con los diferentes juguetes que le ofreces e idear nuevas formas de juego.

Por otra parte, considero que la cuna parque fue uno de los mejores regalos que me hicieron cuando nació mi bebé por su versatilidad y su reducido tamaño cuando está plegada. Los nuevos modelos de cuna se pliegan y se despliegan sin esfuerzo y, en el verano, me la llevé de vacaciones. Por la noche y a la hora de la siesta me servía como una cuna y el resto del tiempo, mi bebé la usaba como parque infantil y zona de juegos.

Vigilar al bebé

Sin embargo, aunque a mi me parece una excelente solución para dejar al bebé bajo vigilancia realizando una actividad distinta durante un ratito en el día, tengo amigas que están totalmente en contra de este sistema. Consideran que el bebé en la cuna parque está en una especie de jaula de la que no puede salir y les resulta muy agobiante. "Mi hija llega a quedarse dormida cuando está mucho rato allí y nadie le hace caso", me comentaba una de ellas. Y es que ni se le puede dejar mucho rato sólo, ni se debe dejar al bebé en el corralito sin prestarle atención.

El corralito o la cuna parque es un recurso más para cambiar al bebé de sitio a lo largo del día. Criar al bebé con cariño y apego significa que el bebé debe pasar ratos en brazos de papá y mamá para recibir alimento, abrazos y mimos, momentos en el cochecito para salir de paseo, intervalos en la mochila portabebés, ratos en la hamaca, noches en el moisés o en la cuna y minutos en la trona siempre con la sujeción adecuada para evitar y golpes indeseables. Cambiar al bebé de lugar, permitiéndole la observación de lugares diferentes y la realización de actividades distintas, es bueno para motivar su desarrollo intelectual.

Marisol Nuevo

Juegos para el baño del bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud