Abusar del sol daña los ojos de los niños

  • compartidos

¿Sabías que los ojos son 20 veces más sensibles que la piel frente a los rayos del sol? Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre las 10.00 h y las 14.00 horas se recibe el 60 por ciento de la exposición a la radiación ultravioleta diaria y, por eso, en verano los niños deberían salir a la calle con gorros con visera o gafas de sol, ya que son los mejores sistemas para protegerlos de los efectos nocivos de los rayos ultravioleta.

Gafas de sol homologadas para niños

Niño con gafas de sol

Todas las personas, independientemente de la edad que tengamos, debemos proteger nuestros ojos de la radiación solar, pero debemos prestar especial atención a los niños, ya que sus ojos no están completamente desarrollados y presentan una mayor vulnerabilidad a la exposición de los rayos ultravioleta. En verano, los rayos de sol son más dañinos y el cristalino de los niños de hasta 12 años es casi transparente y sus ojos absorben toda la radiación.

¿Te has preguntado alguna vez por qué no ponemos gafas de sol a nuestros niños? De hecho, sólo el 2 por ciento de la población infantil usa gafas de sol. Mientras que los adultos las usamos para todo, para camuflarnos, para que no se nos vean las ojeras, para ocultar las bolsas, para esconder las patas de gallo y las arrugas de expresión o para que nuestros ojos no delaten que hemos pasado una mala noche, los niños no las llevan nunca. Entre los daños permanentes que puede producir demasiada exposición al sol figuran la queratitis, que son quemaduras solares que se pueden dar entre los más pequeños por falta de protección y que se manifiesta con dolor, fotofobia y enrojecimiento de los ojos. Las quemaduras agudas en la retina pueden dañar la visión de forma permanente.

Pero cuidado con las gafas que compramos para nuestros hijos. La capacidad de protección de las lentes solares no depende de la mayor o menor oscuridad del cristal, lo importante es que tengan un filtro protector frente a los rayos UVA y UVB de entre un 99 y un 100 por cien. Ésta es una de las razones por las que en ningún caso se deben adquirir las típicas gafas de juguete o comprar imitaciones que no estén homologadas bajo la normativa europea. Es fundamental que las lentes solares infantiles están homologadas, igual que las de los adultos, ya que las no homologadas suponen un grave peligro para la salud visual de los niños.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Heridas y quemaduras en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud