¿Existe un momento ideal para destetar al bebé?

  • compartidos

Llega un momento en que todas las madres que estamos amamantando nos preguntamos hasta cuando prolongaremos la lactancia. El destete es un proceso natural para todas las especies de mamíferos, pero el momento más adecuado para hacerlo no está determinado. Unas veces viene impuesto por la madre y otras por el desinterés del bebé por el amamantamiento.

Consejos para destetar a tu bebé

Cuando empieza el destete del bebé 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es recomendable amamantar al bebé a demanda durante sus primeros 6 meses de vida y, a partir, de ese momento complementar la leche materna con la alimentación complementaria hasta el año de vida. Sin embargo, diversos estudios han encontrado que en las sociedades industrializadas el 78,4 por ciento de los bebés son destetados antes de los seis meses de vida.

Lo que parece claro es que a partir del año de vida, el destete se convierte más en una cuestión psicológica que física porque la leche materna ya no constituye el principal alimento del bebé y es probable que cuanto más mayor sea, más le cueste desprenderse del calor y del arrullo del pecho.

La lactancia materna promueve un gran vínculo emocional entre la madre y su hijo al establecerse en un momento muy íntimo y de gran complicidad. Muchas madres ven elevada su autoestima al estar haciendo algo hermoso que nadie más puede hacer en su lugar, mientras mantienen a su bebé en brazos y ambos se sienten a gusto.

Por tanto, una vez tomada la decisión de destetar al bebé, lo más importante es hacerlo de manera gradual, sin traumas, ni dudas porque es importante no dar marcha atrás. Tras once meses de lactancia, me ayudó mucho planificar el destete con antelación para que no coincidiera con otros cambios en la vida del niño como el comienzo en una escuela infantil, la llegada de un hermano o una mudanza.

Transmitir seguridad al bebé y la confianza de que entre los dos lo vais a conseguir es fundamental a la hora de afrontar retos difíciles como la introducción del biberón o de la alimentación complementaria. Evita estar con él en los lugares donde habitualmente antes le dabas el pecho durante un tiempo o cambia un poco la decoración de estos lugares para que ese momento no le recuerde al pecho, procura que le dé el biberón otra persona y no estés cerca o en su campo de mira durante las tomas de biberón.

Y lo más importante, dale tiempo. Es mejor que se acostumbre poco a poco, que forzar la situación. Ya verás como todo va bien. Si tu bebé se ha acostumbrado a dormirse con el pecho en la boca, lo normal es que tu hijo reclame lo que tenía y más si lo tenía asociado a dormir. En este caso, es recomendable enseñarle a dormir sin el pecho primero y destetarle después. Puede ser difícil, pero no imposible.

Marisol Nuevo. Redactora

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud