La motivación mejora el esfuerzo de los niños

  • compartidos

El premio al esfuerzo y el valor de la dedicación al trabajo en los centros educativos son valores que, para algunos expertos en educación, se están perdiendo entre los niños, adolescentes y jóvenes en las nuevas generaciones. Para evitarlo, desde algunos sectores, se aboga por la creación de incentivos que sirvan de reconocimiento al afán de superación. Motivar en el esfuerzo, en el afán de superación académico y en el interés por el aprendizaje en general es el objetivo que se desea conseguir en educación.

Premios al esfuerzo de los niños en los estudios

Bachilllerato de la Excelencia: esfuerzo y motivación

Concretamente, éste es el caso del Bachillerato de la Excelencia al que accederán los alumnos que más méritos hayan acumulado en el periodo de su escolarización obligatoria (ESO), un premio para los estudiantes con los mejores resultados académicos. El objetivo de esta novedad académica es crear instituciones que primen los valores de 'excelencia, trabajo, esfuerzo, estudio, talento y dedicación', al igual que ya hacen "otros países europeos", que diferencian la formación de los alumnos más aventajados.

Los padres podemos aprovechar el tema para reflexionar sobre los incentivos que reciben nuestros hijos para sacar mejores notas este trimestre que en la evaluación anterior, en los valores que les transmitimos nosotros y la sociedad para esforzarse por su futuro y conseguir mejores oportunidades laborales. Y es que el esfuerzo es esa palabra redonda, que encierra más de un vértice en el mundo educativo. Cualquier logro precisa un mínimo esfuerzo que hay que recuperar en la escuela.

Pero, ¿cómo se fomenta el esfuerzo? Con disciplina y motivación, dicen algunos autores. "La escuela puede y debe encargarse de sembrar esta idea y esto no debería ser objeto de polémica entre la izquierda y la derecha", acaba de reconocer Mariano Fernández Enguita, catedrático de Sociología de la Universidad de Salamanca. 'La pedagogía del esfuerzo depende el sentido del trabajo y del ejemplo de padres y profesores', ha afirmado este catedrático.

Pero la cuestión es que el esfuerzo no debe ser unilateral y exigírsele solo al alumno. El centro de estudios, los padres y el profesor también deben esforzarse dedicando más recursos y tiempo a los alumnos que lo necesiten. Sólo así podremos exigir que su esfuerzo, el esfuerzo de nuestros hijos, sea correspondido.

Marisol Nuevo.

Películas para el Día del Padre

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud