La era de las mamás-abuelas

  • compartidos

Una abogada holandesa se convirtió en noticia por ser la madre de más edad en dar a luz en Holanda. Esta mujer, que alumbró a una niña concebida por fecundación in Vitro gracias a una donación de óvulo y esperma, tiene 63 años.

Aunque en Holanda el límite de edad para los tratamientos in Vitro se sitúa en los 45 años porque a partir de esa edad existen muchos riesgos para la madre, esta holandesa viajó hasta Italia para someterse a este tratamiento. Posteriormente, dio a luz en Holanda, superando el récord de 57 años que tenía otra mujer que había sido madre a esa edad.

Ser madre cuando se podría ser abuela

Abuela con bebé

¿Es el instinto maternal tan fuerte como para poner en peligro la salud a una edad tan avanzada? ¿Qué esperanza de vida pueden ofrecer estas mujeres a sus hijos al convertirse en madres en el ocaso de sus días? Ríos de tinta se han escrito sobre la depresión de la mujer en el climaterio, sobre lo que supone no disponer de nuestra función reproductiva y cuando nuestros hijos se van casa y entramos de lleno en el denominado síndrome del nido vacío. Y es que después de toda una vida de trabajo y sacrificios, necesitamos encontrar "algo" que nos llene de veras.

Supongo que a este punto llegan estas mujeres, que se lanzan a la aventura de tener un bebé que llene su vida en la vejez, que encienda sus amaneceres con ternura, que despierte en su corazón la chispita del amor, que les ofrezca un motivo nuevo cada día para levantarse por la mañana y, que en definitiva, les haga rejuvenecer y sentirse jóvenes de nuevo como madres de un niño. Los nuevos avances en medicina reproductiva han hecho realidad los sueños de muchas mujeres, que se han revelado contra el freno del reloj biológico y han decidido ponerlo en marcha de nuevo.

Y es que ahora, la edad limita, pero no paraliza, si lo que quieres es ser madre. Otros motivos fueron los que movieron a la mujer de 61 años que hizo de vientre de alquiler para su hija de 35 años, que no conseguía tener hijos. Toda una paradoja fue el caso de una joven de Chicago que decidió recurrir a su madre de 61 años para que gestase a su pequeño. El óvulo es de ella y el esperma de su pareja, pero el útero lo ha puesto su madre. Después de que su hija diera a luz a unos gemelos muertos y tras verla sufrir tras un aborto involuntario en el segundo intento, esta mujer, madre en su juventud de tres hijas, decidió generosamente ayudar a su hija a traer a su primer hijo al mundo, que en realidad, es su nieto.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Masaje para embarazadas paso a paso

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud