El padre japonés más feliz del mundo

  • compartidos

En medio a tragedias y catástrofes como son los terremotos, las inundaciones, huracanes... también se puede vivir momentos de intensa alegría. Tres días después del pasado viernes, cuando la zona noreste de Japón ha sido golpeada fuertemente por un terremoto de grandes dimensiones, un padre consigue recuperar a su bebé de apenas cuatro meses de edad, con vida, entre los escombros y el lodo del lugar donde vivían.

Aunque todas las previsiones hacían creer a las fuerzas de autodefensa de Japón que la niña estaba muerta, su padre seguía, mientras no se encontrara el cuerpo de su hija, buscando a su pequeña entre las ruinas de la ciudad de Ishinomaki (Miyagi). Ya habían pasado tres días desde el gran terremoto que azotó el noreste de Japón, cuando un miembro de las fuerzas de autodefensa de este país dio con el paradero de la niña que, sin ningún tipo de ayuda y rodeada de destrucciones, sobrevivió al terremoto, al tsunami y al abandono. ¿A que es increíble?

Una niña encontrada bajo los escombros del terremoto en Japón

En los brazos de papá A los pocos minutos de que encontraran la niña, la pequeña ha podido volver a los brazos de su papá. ¿Te puedes imaginar lo que ha sentido este padre al ver que su hija, a pesar de todo lo ocurrido, seguía viva y sana? Lo que ocurre en un segundo tanto puede representar la ruina de una vida como su renovación. De las miserias también se puede sacar lecciones de vida, lecciones de esperanza, de entereza y de persistencia. Como este padre, muchos otros también vivieron la misma felicidad al reencontrarse con sus hijos, sanos y salvos, tras una tragedia. Me acuerdo que hace unos años, tras un potente terremoto que sacudió el suroeste de China, el edificio donde abrigaba una escuela se derrumbó, soterrando a docentes y alumnos. Entre los muros destrozados y techos desplomados, una pareja de padres consiguió encontrar a su hijo vivo. Viendo a su hijo con la mitad del cuerpo enterrado entre los escombros, se pudo escuchar a los padres diciéndole: "No te preocupes, hijito, mamá está aquí y te sacará". Escenas como estas nos enseñan que en todas las situaciones de dificultad y de desesperación, no solo hay muertes por las que llorar, sino vidas por las que luchar. Cuando la encontraron, la niña de apenas cuatro meses lloraba, se encontraba deshidratada, con signos de hipotermia, pero estaba viva. Su descubrimiento ha dado un gran empujón al trabajo de búsqueda. Así ocurre cuando nace un bebé en una familia. Nos llenan de nueva energía. Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

Ideas para llevar al bebé en brazos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud