Los niños japoneses volverán a tener un hogar acogedor

  • compartidos

Viendo las imágenes de Japón, todos nos hemos conmovido, estremecido y alarmado, pero si hay algo que me ha sorprendido ha sido ver la catástrofe en la cara de mis hijos al contemplar las imágenes del tsunami. '¿El agua del mar está ahogando a todas las personas que están en su casa?', me preguntaban mis hijos, que no podían apartar su mirada de la televisión.

El terremoto de Japón de 8,8 grados en la escala Richter, después el tsunami y ahora el riesgo nuclear para la población nos ha sobrecogido a todos ante la magnitud del desastre natural. Desde luego, la naturaleza puede ser muy cruel cuando quiere y reducir a cenizas todo lo que ha costado años de esfuerzo y trabajo.

Familia japonesa, madre e hija

Pero si hay algo admirable en todo esto es el talante de la sociedad nipona ante el desastre, la entereza personal de un pueblo laborioso, que basa su crecimiento en el esfuerzo y que ahora está dando al mundo una lección de coraje. Me han impresionado las declaraciones de muchos supervivientes a la hora de describir sus sensaciones durante el terremoto y su miedo ante el tsunami, narrando lo vivido con una entereza poco habitual, o al menos nada común para nosotros los occidentales, que tendemos a dramatizarlo todo. ¿Cómo lo harán? ¿Qué clase de tila toman los nipones para ser así, para afrontar de esa manera los avatares de la vida? Todos conocemos que su rutina diaria está muy medida y organizada, en cuanto a horarios, sobre todo. Su puntualidad realza la arquitectura de su vida cotidiana desde el momento en que, por ejemplo, el tren pasa siempre a en punto, nunca en el minuto 59 ni en el 01. Por eso, si yo fuera nipona, supongo que me costaría mucho salir de esa seguridad milimetrada para entrar de lleno en el caos que ha ocasionado el terremoto. Vivirlo con esa paciencia es digno de admiración. En muchos hogares no hay luz, ni agua corriente, empieza a faltar la comida y el sentimiento general no deja lugar a los nervios ni al histerismo. Hay que volver a la labor, decía una mujer superviviente el otro día por televisión, tenemos que hacerlo por nuestros hijos. Los niños nipones volverán a tener un país y un hogar acogedor. El mundo entero se ha volcado enviando ayudas para ellos. Gracias por la lección recibida. Marisol Nuevo.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud