¿Es seguro usar fórceps en el parto?

  • compartidos

Cuando se acerca el momento del parto, todo el mundo nos cuenta el suyo. Es como si el estado avanzado de la tripa atrajera los comentarios de amigas, conocidas y familiares. El parto es la experiencia por excelencia de las mujeres, nos permite participar activamente en el milagro de la vida y muchas lo viven como una auténtica heroicidad.

Sin embargo, tantas experiencias juntas son demasiadas para el sensible corazón de una embarazada a la que le quedan pocos días para ponerse de parto. Los miedos y temores de la futura mamá se ceban en torno a esas experiencias de parto, que exageradas o no, se viven como parte de la realidad cotidiana. Una de ellas es el pánico que tenemos todas a un parto largo, con dificultades en la dilatación, que puede dar lugar al uso de fórceps.

Prepárate para el parto

Fórceps: temores sobre el parto

Informarse con tiempo y tener confianza en el especialista en obstetricia que la pareja ha escogido para que asista el parto, pueden ayudar a mantener la calma y a no caer presas del pánico a causa de mitos y especulaciones acerca de estos instrumentos. Su empleo se debe a que tanto la mujer como su bebé están en una situación de riesgo y es el médico quien debe decidir cuáles son los métodos más adecuados para sobrellevar los momentos difíciles.

Los fórceps o espátulas tienen el aspecto de dos cucharas, que se ensamblan entre sí, de manera que no puedan hacer mucha presión sobre la cabeza del bebé. Antes de utilizar este instrumento, se debe anestesiar la zona, bien con epidural o con anestesia local, para evitar causar dolor en la madre. Luego, se introducen las pinzas en el vientre sobre las sienes del bebé hasta que éste salga completamente. Después del nacimiento, los fórceps suelen dejar huella en la cabeza del bebé. En algunos casos, se pueden observar pequeños hematomas, cambios de forma o marcas en la cabeza, que no representan daños severos y que desaparecerán en pocos días. Sólo en caso de que el parto se complique demasiado, el bebé puede presentar parálisis facial, hemorragias cerebrales o ampollas en el cuero cabelludo. Pero estas consecuencias no se deben exclusivamente al uso del instrumento.

Cuando el bebé permanece demasiado tiempo en el canal de parto, se desencadena una situación de riesgo, también conocida como sufrimiento fetal, que puede ocasionar lesiones cerebrales, y seguramente sea el conocimiento de estas lesiones lo que genera en los padres un gran temor acerca del desarrollo normal del parto.

Pensar en el uso de fórceps durante el parto puede poner nerviosas a muchas embarazadas, que seguramente han escuchado historias terribles acerca de este instrumento. Sin embargo, los daños graves que se producen en el bebé no se deben necesariamente al uso de fórceps, sino a las complicaciones que surgen durante el parto y que impiden la salida normal del bebé del vientre materno. Todas las mamás que están a punto de dar a luz deben saber, por su tranquilidad, que si el médico se ve obligado a utilizar fórceps durante el parto, esos daños terribles no son frecuentes.

Marisol Nuevo.

Los nombres de los bebés de los famosos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud