Las mascotas del cine más deseadas por los niños

  • compartidos

¿Tu hijo alguna vez quiso tener algún personaje que vio en el cine? Pues mi hija sí. Hace años, cuando se estrenó la película Toy Story, mi pequeña se 'enamoró' de 'Buzz Lightyear'. Es más, quería que lo buscáramos por todos lados, para traerlo a casa. Su habitación se transformó, de la noche al día, en un museo de este personaje. 'Buzz Lightyear' en peluche, en miniatura, volador... bueno, su amistad con él duró al menos un par de años.

Buzz Lightyear no ha sido el 'único amor' de mi niña. Luego, vinieron muchos otros hasta que Harry Potter le llegó al corazón. Tanto es así, que la magia la vuelve loca hasta hoy y me acuerdo que uno de los regalos más inolvidables que ella pidió a los Reyes Magos, fue la varita mágica de su personaje favorito. Te cuento eso porque ahora lo que se sabe es que los niños no solo quieren tener una réplica de sus personajes favoritos como también de las mascotas que ven en el cine. Y no me refiero a algo de plástico o de goma, me refiero al animal ¡de carne y hueso!

La atracción de los niños por las mascotas del cine

Rango

Nosotros tenemos un perro en casa. Es de la misma raza que el perro que sale en la película 'La máscara' y de 'Pancho', el perro que es muy famoso en España por salir en una publicidad de lotería. Pero no lo tenemos por eso; lo tenemos simplemente porque tiene carita de perro, es de porte pequeño y muy ágil y juguetón. Sin embargo, ahora, gracias a las últimas películas en las que salen animales hablantes, cantantes, cocineros... los niños desean tener ardillas, ratoncitos, cerdos, peces,...

Desde que se estrenó la película Rango, un camaleón muy simpático con crisis de identidad y en busca de amigos, los niños también desean tener a uno en casa... imagínate lo que puede pasar. Y claro, los padres empiezan a cuestionarse las ventajas e inconvenientes de regalar a sus hijos una mascota tan extraña. Creo que esta es la razón por la que Camaleones.es acaba de emitir una guía preventiva para padres cuyos hijos desean adquirir una mascota que han visto en el cine. Muchos padres se verán enfrentados a escuchar las frases ¡Mamá, quiero un Rango...!, ¡Mamá, quiero un camaleón...! ¿Qué harías? Si has pensado en tener a una mascota o un camaleón en casa, sería bueno que conocieras algunos consejos que ofrece la guía:

- Un animal no es un juguete más para usar, abandonar y dejar a su antojo.

- Tener un animal requiere responsabilidad y compromiso.

- Los reptiles como lagartos y camaleones son animales que requieren muchos cuidados y atención y no son adecuados para niños pequeños o personas muy ocupadas que no pueden dedicarles mucho tiempo.  Los camaleones, en particular, necesitan de un flujo de aire constante, de un alojamiento terrario y en medio a plantas adecuadas, luz natural y calor, fuente de radiación UVB para el metabolismo de la vitamina D3.

- En cuanto a la alimentación de los camaleones en cautividad, es interesante saber que no beben agua estancada, necesitan ver agua en movimiento para beber. También necesitan alimento vivo, jamás muerto, como hacen otros reptiles. Su dieta es básicamente insectívora aunque pueden aceptar frutas y verduras. Considerando todos estos cuidados, se recomienda a los padres a que convenzan a sus hijos a que prefieran tener a mascotas más sencillas como un perro, un gato o un hámster.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud