'El discurso del rey' desnuda verdades y mitos sobre la tartamudez

  • compartidos

Los niños con tartamudez no tienen problemas mentales, no son sordos ni necesitan que les ayudemos a hablar o al menos a que terminen de decir una palabra. Los niños tartamudos necesitan ser escuchados, comprendidos, necesitan de un apoyo positivo y optimista. Esta ha sido mi conclusión tras ver la película El discurso del rey, que desnuda algunas verdades y mitos sobre esta dificultad del habla, tan incomprendida por la sociedad.

Como todos sabemos, la tartamudez no es una enfermedad, es uno de los problemas más frecuentes en las terapias del lenguaje, que afecta a un 1 por ciento de los niños en edad escolar. Por lo general, empieza en la infancia y es más común entre los varones. Se caracteriza por una interrupción o falta de fluidez en el lenguaje. El niño tartamudo sufre trabas involuntarias al hablar, prolonga y repite sonidos, sílabas o palabras, y sufre bloqueos mientras charla con alguien. Como dice el personaje del rey Jorge VI, brillantemente interpretado por Colin Firfh, los tartamudos no son estúpidos.

La tartamudez infantil

El hecho de que sus palabras no salgan bien como deberían, no quiere decir que los niños tartamudos estén mal de la cabeza. Infelizmente este es un gran "carga" que ellos llevan en sus espaldas en el día a día. Seguro que nos hemos cruzado alguna vez con alguna persona tartamuda. He tenido un compañero de clase que tartamudeaba tanto que a veces nos costaba mucho comunicar con él. Los niños tartamudez sufren burlas, acosos en la escuela, y lo que más les molesta es que la gente les diga que se tranquilice o que respiren antes de hablar. Los estudios revelan que el 5 por ciento de los niños empiezan con la tartamudez entre los 2 y los 6 años, en pleno aprendizaje del lenguaje. Para estos niños, la Fundación Española de la Tartamudez propone un programa experimental centrado en el tratamiento temprano de esta alteración del habla, conocido como método Lidcombe. Antes de juzgar a las personas por los problemas o dificultades que tengan, deberíamos reflexionar sobre cómo podemos ayudarles, ¿no? Aunque en la película queda claro que la tartamudez proviene de un problema psicológico, es decir, de la ansiedad y la presión que ha vivido el rey en su infancia, por parte de sus padres, los científicos creen que la tartamudez es hereditaria, o sea que los genes juegan un papel en algunos casos. Algunos estudios revelan que las causas se centran en la estructura de los tejidos en una región del lado izquierdo del cerebro. Creo que cualquier que sea la causa, no quita las reacciones negativas que viven los niños tartamudos. Espero que esta película venga a dar a todos una idea más real de este problema y podamos así apoyar aquellos que lo viven. Cuando no hablamos de los problemas ellos se inflan y se vuelven todavía más grandes. Vilma Medina. Directora de GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud