Uno de cada tres bebés nace con un soplo en el corazón

  • compartidos

Cuando los padres reciben la noticia de que su bebé tiene un soplo en el corazón, saltan todas las alarmas en la familia. Debido a que el corazón es un órgano de vital importancia, los padres temen por la salud de su hijo y por las consecuencias que esto puede tener para la realización de su vida normal.

El sonido del soplo cardíaco del bebé

Bebé en el médico

Sin embargo, según la Asociación Española de Pediatría, uno de cada tres bebés nace con un soplo en el corazón, que no supone ninguna amenaza para la salud. No es peligroso, se corrige de forma espontánea y existen pruebas que verifican que no hay ningún trastorno asociado. Un soplo inocente o funcional es simplemente un ruido causado por el flujo de la sangre al atravesar un corazón normal. Estos ruidos, por lo general, se escuchan en los niños fácilmente con un estetoscopio, pues sus corazones están muy cerca de las paredes de su pecho.

El soplo puede ascender en volumen y escucharse más alto en función de los latidos del corazón del niño. Así, por ejemplo, cuando está excitado o cuando está asustado, la escala de volumen de sonido del soplo sube y se escucha con mayor intensidad. Los médicos suelen escuchar con frecuencia estos soplos cardiacos cuando examinan a niños con fiebre.

En cambio, para la tranquilidad de muchos padres preocupados, la mayoría de los soplos inocentes se hacen difíciles de escuchar a medida que los niños crecen y la mayoría usualmente desaparecen por si mismos. Y es que el sonido del soplo cardiaco es un ruido que se puede comparar, para entendernos, con el sonido que el agua hace cuando fluye a través de una manguera. Del mismo modo, suena el paso de la sangre a medida que atraviesa el corazón. Por tanto, el soplo cardiaco inocente permite hacer una vida normal, es decir, correr, saltar y jugar sin ningún límite de actividad. No es necesario tomar ningún medicamento ni cuidarse de ningún modo especial.

Los soplos cardiacos son comunes en niños y, generalmente, inofensivos, excepto cuando o indican que puede haber un problema relacionado con el corazón. En este caso, será el cardiólogo pediátrico quien determine el alcance del problema en el corazón mediante el resultado de algunas pruebas como las radiografías de tórax, el electrocardiograma o el ecocardiograma, una ecografía del corazón que permite ver la morfología del corazón y el paso de la sangre a través de sus venas, arterias, aurículas y ventrículos.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Disfraces de Carnaval para bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud