Armonía y equilibrio en el dormitorio de tu bebé

  • compartidos

Después de visitar una tienda de decoración para bebés y niños, me entraron unas ganas irrefrenables de redecorar la habitación de mis hijos. Mientras caminaba y me fijaba en todos los detalles y pensaba en el lugar idóneo de mi casa para colocar aquellos muebles preciosos, pensaba en tener otro bebé para disfrutar haciendo realidad otra vez todo este sueño.

Cómo debe ser la habitación del bebé

Bebé en su habitación

Los tonos neutros de la decoración en lino, blanco roto, beis o gris perla para las paredes y el mobiliario con suaves toques en azules y rosas, impregnaban el ambiente de tranquilidad y serenidad, e invitaban al descanso. Aquí es donde quiero estar, me decía, donde me apetece disfrutar de mi bebé, donde me gustaría jugar con mis hijos y donde estaría a gusto alimentando a mi hijo.

Y es que los elementos decorativos no son lo único importante a la hora de decorar un dormitorio. Según el Feng-Shui, una ciencia china con más de 4.000 años de antigüedad, que ya era utilizada en tiempos de los Emperadores chinos para conseguir prosperidad, salud y bienestar, la buena de disposición del mobiliario en relación a la puerta y a la ventana es esencial para crear ese equilibrio energéticoque tanto necesitamos todos, desde los bebés hasta los adultos.

Profundizando un poco más en el tema, según el Feng-Shui, también conocido como la acupuntura del espacio, tener las habitaciones neutralizadas favorece que la energía fluya de forma sinuosa y armónica e influye en el bienestar general físico y psicológico de la persona. Si te apetece que tu bebé crezca en este ambiente, a la hora de decorar su habitación es importante que tengas en cuenta unas reglas sencillas como no situar el cabecero de la cuna o de la cama pegado a una ventana, ni los pies dirigidos hacia una puerta. La cuna o la cama siempre deben situarse junto a una pared sólida y deben estar separadas de la pared a unos 21 cm. Al lado, puedes colocar tu sillón de lactancia para alimentarle en su mismo dormitorio y en ese ambiente de paz y tranquilidad.

Al mismo tiempo, y en contra de la costumbre de situar la mesa de estudio de los niños pegada a la pared o junto a una ventana para que pueda hacer sus tareas con luz natural, lo más conveniente, según el Feng-Shui, es darle la vuelta a la mesa, de manera que el niño tenga su espalda pegada a la pared y la mesa quede junto delante de él para que al levantar la mirada, tenga una visión plena de su habitación. Aunque, en un principio, algunos de estos consejos puedan parecer curiosos, vivir en un ambiente favorable energéticamente a la larga se nota. El Feng-Shui no es algo mágico, pero si ayuda a aumentar la energía que cada uno llevamos dentro para que nuestra vida sea más feliz.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de una habitación

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud