Alcoholismo de la madre puede producir labio leporino al bebé

  • compartidos

Hay cosas en la vida que no debemos considerar, aceptar, o intentarlo. Una de ellas es el beber alcohol durante el embarazo. Eso de decir, bueno, estoy al principio del embarazo y creo que una copita no hará daño a mí bebé, no tiene sentido alguno. Es más, representa un doble riesgo de que el bebé sufra del síndrome de alcohólico fetal, y sus graves consecuencias.

El consumir alcohol durante los primeros tres meses del embarazo, aunque sea en moderadas cantidades, puede dar lugar a bebés con malformaciones congénitas, como el labio leporino y paladar hendido. Este es el resultado de un estudio publicado en American Journal of Epidemiology. El estudio no especifica ni recomienda una cantidad de alcohol mínima que la mujer embarazada pueda beber, simplemente aconseja que las madres no beban durante el embarazo para evitar los riesgos.

Síndrome alcohólico fetal

Uno de cada mil bebés nace con malformaciones por el alcoholismo de la madre, y uno de cada cien puede sufrir alteraciones graves a largo plazo. Los bebés con síndrome alcohólico fetal, sobretodo las niñas, presentan retraso en el crecimiento, malformaciones faciales, y una disfunción en el nervio central. El alcohol durante el embarazo también puede causar retraso mental como el síndrome de Down o la espina bífida. Es un síndrome que no tiene cura y que dura toda la vida de una persona aumentando, en algunos casos, la vulnerabilidad de estas personas hacia los trastornos psíquicos. Tampoco se puede olvidar de que el alcohol durante el embarazo también incrementa el riesgo de aborto espontáneo, de muerte, y de bajo peso al nacer. Así que si estás embarazada, no pienses sólo en ti. No beba alcohol. Vilma Medina. Editora de GuiaInfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud