El síndrome de las piernas inquietas en el embarazo

  • compartidos

¿Alguna vez has oído hablar del síndrome de las piernas inquietas? Quién lo sufre, por lo general, siente una incomodidad muy grande en las piernas cuando se está sentado o acostado. Ocurre tanto en el hombre como en la mujer y puede causar dificultades para conciliar el sueño, viajar y desarrollar otras actividades. Algunos casos del SPI se relacionan con el embarazo, la anemia por deficiencia de hierro o la insuficiencia renal.

Las piernas inquietas durante el embarazo

Masaje piernas de embarazada

¿Cómo saber si lo que tiene una mujer se trata de este síndrome? Este síndrome puede ocurrir tanto en niños como en personas mayores y también en las mujeres embarazadas. Sus síntomas son difíciles de describir. Quién lo padece dice sentir dolor, ardor y una sensación de un hormigueo muy acentuado en las piernas, principalmente al dormir. Estos síntomas llevan al afectado a necesitar moverlas de forma incontrolable ya que al hacerlo tiene la impresión de alivio y de que los síntomas desaparecen. Por otro lado, al volver a estar parado, sentado o acostado, las molestias vuelven a aparecer.

Algunas investigaciones señalan que el embarazo puede agravar o empeorar el SPI. Los síntomas suelen ser más fuertes cuando la mujer se encuentra en el sexto, séptimo u octavo mes de gestación. Además, revelan que este síndrome incide más en las mujeres con más edad, con bajos niveles de hierro y que presentan problemas para conciliar el sueño.

Se acredita que la cuarta parte de las mujeres embarazadas puede sufrir de este síndrome, por lo menos, una vez a la semana. Si sientes este tipo de molestias en las piernas, ya sabes, lo mejor es que hables con tu médico. No te auto mediques ya que ciertos medicamentos pueden hacer daño a tu bebé o hacer con que los síntomas del síndrome (si es el caso) empeoren. Tanto la cafeína, como el tabaco y el alcohol están contraindicados durante el embarazo. Además, podrían empeorar aún más los síntomas del SPI.

Un estudio revela que las mujeres con síndrome de las piernas inquietas en el embarazo son más propensas a volver a padecerlo después del parto. Casi el 25 por ciento de las 74 mujeres que tuvieron el SPI durante el embarazo, y participaron en la investigación, volvieron a sufrir del SPI años después. Los expertos dicen que el diagnóstico no es sencillo porque no existen señales biológicas definidas. Aún así, afirman que hay tratamiento y muchas formas para aliviar los síntomas. Los cambios en el hábito de dormir, las técnicas de relajación (yoga, shiatsu), masajes y el ejercicio moderado (Pilates, por ejemplo) durante el día pueden ser muy útiles. Y si eso no funciona, las medicinas (siempre indicadas por el médico) pueden disminuir los síntomas del SPI.

Ejercicios con pelota para embarazadas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud