La muerte súbita, silenciosa e inexplicable de los bebés

  • compartidos

Se puede diagnosticar e incluso prevenir la muerte súbita del lactante, pero todavía no se sabe el por qué ocurre. Sigue siendo la causa principal de muerte de lactantes entre un mes y un año de edad, y un misterio para los expertos. Gracias a los esfuerzos de prevención determinados por distintas organizaciones, los casos de este síndrome se han reducido, pero continúan causando un profundo dolor a muchos padres y familias.

Lo que causa la muerte súbita del lactante sigue siendo un enigma. Nadie espera que algunos bebés, aparentemente sanos, se mueran así, tan inesperadamente, de una forma inexplicable y yo diría, casi antinatural, sin mostrar signos de haber sufrido. En sus últimos estudios, el Instituto Nacional de Desarrollo Humano y Salud Infantil de los Estados Unidos, acusa una alteración en el funcionamiento cerebral, por el desequilibrio que genera en la respiración, en la temperatura corporal y en el despertar del sueño del bebé. Sin embargo todavía falta mucho para entender y conocer los verdaderos mecanismos que hacen con que algunos bebés se mueran súbitamente. El 90% de los casos se da entre los dos y los seis meses de vida, y principalmente en los meses invernales.

¿Cómo disminuir el riesgo de la muerte súbita?

Recién nacido duerme

Las informaciones sobre la forma de prevenir el Síndrome Muerte Súbita en Lactantes (SMSL), se pueden adquirir en cualquier ambulatorio, consultas, campañas, y hospitales. Existen medidas para hacer con que el sueño del bebé sea más seguro, y que desde que fueron adoptadas se consiguió reducir el riesgo de SMSL hasta en un 70%. Estas medidas empiezan por la mejor posición para acostar al pequeño. Se recomienda:

- Acostar al bebé boca arriba, en un colchón firme, con la sábana bajera muy bien estirada, y sin almohada;

- Dejar los brazos, las manos, y la cabeza del bebé fuera de la ropa de cama, al descubierto;

- No abrigar excesivamente al bebé. Mantenerlo con una temperatura suficientemente cálida.

- No admitir que nadie fume en la habitación del bebé. Lo mejor es que no fume nadie en el interior de la casa;

- Dar leche materna al bebé cada vea que se lo pida.

Cuando se muere un bebé así, repentinamente, para que se pueda confirmar que ha sido por el SMSL, es necesario un histórico clínico detallado del bebé, la realización de la autopsia y de una investigación familiar y del entorno del bebé, así como un estudio local de la situación. No traerán al bebé de vuelta a la vida, pero pueden ayudar a la familia a aliviarse, y a aceptar el fallecimiento tan trágico como cualquier muerte por causa identificable.

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud