Monumentos para niños en un viaje a Viena

Los mejores rincones para una escapada a Viena con los niños

  • compartidos

Viena es una ciudad monumental, de palacios y grandiosos edificios. El abanico de cosas por ver en la capital austríaca es enorme por lo que hemos seleccionado aquellas que se ajustan mejor a las necesidades y gustos de familias con niños.

Hemos prescindido de iconos de Viena como su Parlamento, cuya visita al interior puede resultar algo tediosa o de la Casa de Mozart, donde vivió entre 1784 y 1787. Si tenemos tiempo podemos también dar un tranquilo paseo por Stadpark, el parque de la ciudad, o el Naschmarkt, un bullicioso mercado de comida y flores al aire libre.

Monumentos en Viena para visitar con niños

Monumentos de Viena

Prater

Prater es un espacio donde se ubica el parque de atracciones más antiguo del mundo, Wurstelprater, inaugurado en 1895. Su historia convierte a este lugar no solo en un centro de diversión para los más pequeños sino en un encantador lugar lleno de clásicas atracciones en perfecto estado que logran trasladar a sus visitantes a otra época. La adhesión de otras atracciones modernas no ha perjudicado en absoluto al idílico ambiente de Prater.

La noria gigante es uno de sus símbolos más reconocidos, aunque no solo de Prater sino de todo Viena. En el recinto también se encuentra un interesante planetario.

Prater se ubica a tres kilómetros al noreste del centro de Viena.

El horario de las atracciones de Prater es de 10:00 a 24:00 horas del 15 de marzo al 31 de octubre, aunque la noria y otras atracciones así como la mayoría de restaurantes y tiendas abren todo el año.

Palacio Schönbrunn

Schönbrunn es el gran palacio donde residía la familia imperial durante los veranos. El lugar resulta sobrecogedor por su majestuosidad y dimensiones, y la visita tanto a las dependencias interiores como al jardín exterior resulta muy entretenida para toda la familia. No dejéis de ver el laberinto y los jardines privados. 

Las recargadas habitaciones, el Salón Chino Azul, la Gran Galería o el Salón del Desayuno son algunas de las múltiples y enormes estancias que pueden contemplarse.

Imprescindible también es llegar hasta la Glorieta ubicada en el extremo contrario al palacio y subir la pequeña colina para disfrutar de unas bonitas vistas del conjunto de Schönbrunn. 

El Palacio Schönbrunn ofrece varias modalidades de visita pero sin duda la más interesante para los más pequeños es la denominada ‘Museo para niños’: una divertidísima visita guiada infantil en la que los niños se visten como emperadores y princesas para recorrer el palacio, el parque zoológico, el laberinto y disfrutar con el teatro infantil.

En el zoo, además de descubrir más de 500 especies animales, los niños podrán lanzarse en tirolina a diez metros de altura entre las copas de los árboles y contemplar una maravillosa vista del palacio, el zoológico y la ciudad. 

Palacio Hofburg de Viena

La visita al Palacio Hofburg de Viena es sumamente interesante. En este gran complejo donde residieron durante más de 600 años los Habsburgo pueden contemplarse hoy en día los aposentos imperiales, el Museo de Sisi, la Biblioteca Nacional Austríaca, una iglesia, la Platería, el despacho del Presidente de Austria y la Escuela de Invierno de Equitación. 

La Platería muestra los lujosos objetos de plata –pero también de cristal y porcelana- que pasaron a pertenecer a la República de Austria tras el fin de la monarquía de los Habsburgo.

Pero son las 19 habitaciones imperiales las que centran la visita al palacio Hofburg. Contemplando su decoración, su mobiliario y escuchando las interesantes explicaciones de las audioguías no es difícil hacerse a la idea de cómo vivían en este lugar el emperador Francisco José y la emperatriz Elisabeth. El palacio cuenta con una entretenida visita infantil.

El palacio Hofburg se ubica en Michaelerplatz, 1.

El horario de visita es de 9:00 a 17:30 horas todos los días. Los meses de julio y agosto se amplía el horario hasta las 18:00 horas.

El precio de la entrada para adultos es de 9,90 euros. Los niños de 6 a 18 años solo pagan 5,90 euros.

Opera de Viena

Ópera de Viena

La Ópera de Viena o Straatsoper merece una visita por múltiples razones. Por lo que representa como sede de la compañía de ópera más relevante y famosa del mundo, por su majestuosidad arquitectónica y por su historia: su arquitecto no soportó que su obra decepcionase las expectativas de los vieneses y se suicidó poco después de su inauguración en 1869. Durante la Segunda Guerra Mundial el edificio quedó gravemente dañado tras la explosión de una bomba y fue posteriormente remodelado con los últimos avances tecnológicos.

Se puede visitar la Ópera de Viena a través de visitas guiadas pero, por supuesto, otra excelente opción es comprar entradas para una obra y disfrutar de ella además de visitar el edificio. Las entradas más baratas apenas cuestan unos 4 o 5 euros.

La Ópera de Viena se ubica en Opernring, 2.

Los horarios de las visitas guiadas son muy variables, aunque normalmente se realizan al mediodía, entre las 13:00 y las 15:00 horas.

La visita con guía tiene un precio de 5 euros para adultos, 4 euros para jubilados y 2 euros para estudiantes.

Palacio Belvedere

El Palacio Belvedere fue la residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya pero desgraciadamente los aposentos y estancias del palacio no están ambientadas tal y como fueron, sino que muestran diversas colecciones pictóricas.

A pesar de ello, la monumentalidad del palacio y el esplendor de los jardines bien merece una visita en la que los niños se sentirán como príncipes y princesas recorriendo sus reales jardines.

El conjunto se conforma de dos edificios palaciegos –alto y bajo Belvedere- además de lo que en su día fue el invernadero, que actualmente también sirve de pinacoteca. El famosísimo cuadro 'El beso' de Gustav Klimt constituye el centro de atención de la colección pictórica de Belvedere.

El Palacio Belvedere se ubica en la calle Prinz Eugen.

El horario de visita es de 10:00 a 18:00 horas.

La entrada cuesta 16 euros para adultos, 12,50 euros para estudiantes menores de 27 años y 12,50 euros para jubilados. Los menores de 19 años no pagan entrada.

Ringstrasse

La Ringstrasse es la arteria principal de Viena, su avenida más lustrosa y famosa. En ella se ubican muchos de los edificios que hay que ver –por dentro o por fuera- en la capital austríaca: el Palacio Real Hofburg, el Ayuntamiento, el Parlamento, la Bolsa, el Burgtheater, la Iglesia Votiva, la Universidad, el Museo de Historia del Arte o el Museo de Historia Natural.

Antiguamente se alzaba en el lugar de la Ringstrasse la muralla que protegía la Viena de los siglos XIII al XVIII pero con la expansión de la ciudad, en 1857 se decidió derribar la muralla y crear un gran bulevar, la Ringstrasse, por donde hoy pasean miles de turistas y austríacos. 

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud