Monumentos para niños en un viaje a Lisboa

Los mejores rincones para una escapada a Lisboa con los niños

  • compartidos

 

La capital portuguesa es una ciudad encantadora con múltiples y atractivos monumentos para toda la familia: sorprenderse con el claustro del Monasterio de los Jerónimos, subir a lo alto de la Torre de Belém o simplemente callejear por sus barrios son opciones más que apetecibles.

Empápate de la historia de la capital portuguesa mientras pasas unas divertidas vacaciones con los niños en Lisboa. Te presentamos los principales monumentos para familias. 

Monumentos en Lisboa

Torre de Belém

Torre de Belém

Declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, la Torre de Belém es una de las imágenes de la capital de Portugal.

Construida entre 1515 y 1519 en el estuario del río Tajo, sirvió originalmente como torre defensiva y más tarde como faro y centro aduanero.

Antes de entrar, podéis jugar con los niños a que busquen la curiosa gárgola de un rinoceronte que adorna una de las fachadas de la Torre. Una vez dentro, podréis visitar las cinco plantas, unidas por una escalera de caracol y la azotea.

A los más pequeños, sin duda, les sorprenderán las 16 ventanas con cañones, así como los fosos y huecos por donde tiraban a los prisioneros.

La Torre se encuentra en la costa, a unos 8 kilómetros del centro de Lisboa y podemos llegar a ella tanto en autobús como en tranvía.

El horario de visita es de 10:00 a 17:00 horas entre los meses de octubre a abril y algo más prolongado, hasta las 18:30 horas, el resto del año.

Ten en cuenta que la Torre cierra todos los lunes y las siguientes festividades nacionales: 1 de enero, domingo de pascua, 1 de mayo y 25 de diciembre.

La entrada es conjunta para la Torre de Belém y el cercano Monasterio de los Jerónimos y cuesta 5 euros para adultos.

Los mayores de 65 años tienen un descuento del 50%.

Los menores de 14 años no pagan.

Los domingos y festivos, entre las 10:00 y las 14:00 horas, la entrada es gratuita para todo el público.

Castillo de San Jorge

La imagen del Castillo de San Jorge, coronando lo alto de la homónima colina, domina toda la ciudad.

Construido por los visigodos en el siglo V, estuvo ocupado por los reyes de Portugal desde mediados del siglo XIII hasta principios del siglo XVI.

Debido a su amplitud, su visita dura varias horas incluyendo la fortaleza con sus once torres y el museo.

El castillo se encuentra muy cerca de la Catedral de Lisboa y en lo alto de una colina que ofrece bonitas vistas de toda Lisboa.

El horario de visita es de 9:00 a 18:00 horas entre noviembre y febrero, y hasta las 21:00 horas el resto del año.

Los adultos pagan una entrada de 7,50 euros, los estudiantes de 4 euros y los menores de 10 años entran gratis.

Monumento a los Descubrimientos

Catedral de Lisboa

Comúnmente llamada Sé de Lisboa, la catedral Santa María Maior es la iglesia más antigua y relevante de la ciudad. De estilo románico data del siglo XII.

Destacan los restos romanos, árabes y medievales que han sido excavados recientemente en el interior del claustro de la catedral. Pero lo que más impactará a los niños es el tesoro de la catedral: cuatro salas en las que se exponen joyas, reliquias y trajes.

La Catedral de Lisboa se ubica en Largo da Sé 1100.

La catedral puede visitarse todos los días en horario de 9:00 a 19:00 horas, pero para acceder al claustro, debe hacerse entre las 10:00 y las 18:00 horas. Los domingos solo de 10:00 a 14:00 horas.

Las salas del tesoro cierran los domingos y festivos. El resto de días abren de 10:00 a 17:00 horas.

El acceso a la catedral no tiene coste, pero es necesario pagar una entrada de 2,5 euros para ver el claustro y otros 2,5 euros para subir a ver el tesoro.

Monasterio de los Jerónimos

La visita al Monasterio de los Jerónimos es imprescindible en Lisboa. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, su construcción se inició en 1501 y concluyó a finales del siglo XVI con el objetivo de celebrar el regreso de la India del navegante portugués Vasco de Gama.

El claustro del Monasterio de los Jerónimos es espectacular debido a sus dimensiones y su perfección.

La Iglesia del Monasterio también merece la pena por su peculiaridad, ya que cuenta con una única nave en la que destacan seis columnas infinitas talladas con maestría.

El Monasterio de los Jerónimos se encuentra cerca de la Torre de Belém en Praça do Imperio, 1400.

Puede visitarse de 10:00 a 17:30 horas (de mayo a septiembre cierra una hora más tarde).

Para visitar el claustro es necesario abonar una entrada de 7 euros para adultos, pero los mayores de 65 años disfrutan de un descuento del 50% y los domingos y festivos la entrada es gratuita entre las 10:00 y las 14:00 horas.

Plaza del Comercio

La Praça do Comércio es la plaza más importante de Lisboa. Anteriormente al terremoto de 1755 se ubicaba en este lugar el palacio real, pero hoy la plaza está formada por un conjunto de edificios porticados en tres de sus lados, quedando el frente sur abierto hacia el río Tajo.

La estatua ecuestre de bronce que se encuentra en la Plaza del Comercio representa al rey portugués José I.

En el lado norte de la plaza destaca el Arco Triunfal da Rua Augusta, desde donde parte la homónima calle, la más importante de La Baixa.

Monumento a los Descubrimientos

El Monumento a los Descubrimientos es una visita interesante para familias. Por un lado por el grupo escultórico en sí y su significado, erigido en 1960 para conmemorar el 500 aniversario del infante Henrique el Navegante, descubridor de Madeira, Las Azores y Cabo Verde.

Y por otro lado, porque se puede subir en ascensor a lo alto del monumento, desde donde obtendremos unas fabulosas vistas de los barrios del oeste, de la Torre de Belém y del mosaico de mármol de la Rosa de los Vientos en el pie del Monumento a los Descubrimientos. Ésta mide más de 50 metros de diámetro y fue un regalo de la República de Sudáfrica.

El Monumento se ubica al lado de la Torre de Belém.

El horario de visita es de 10:00 a 18:00 horas (de mayo a septiembre el horario se prorroga una hora más), pero cierra los lunes.

La entrada es de 3 euros para adultos y de 1,5 euros para niños de 7 a 18 años, así como mayores de 65 años.

Puente Vasco de Gama

El Puente Vasco de Gama es con sus 17,2 kilómetros de longitud, el puente más largo de Europa.

Inaugurado en 1998 con ocasión de la Exposición Universal de ese año, conmemora los 500 años de la llegada a la India del navegante portugués que da nombre al puente.

El puente se encuentra al sur del Parque de las Naciones.

Viajar con los niños. Fotos de Estocolmo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud