Monumentos en Roma para los niños

Una guía de los mejores monumentos para niños en Roma

  • compartidos

Roma es un buen destino para viajar con niños, ya que encontrarán un lugar fascinante lleno de monumentos curiosos. Por supuesto, las visitas deben estar orientadas hacia ellos, buscando el lado divertido y entretenido.

Por suerte, en Roma existen muchas rutas llenas de rincones curiosos y edificios espectaculares que impresionarán a los niños. Aquí tienes algunos de los puntos más conocidos de la ciudad para que puedas organizar la visita.

 Monumentos en Roma

Visita Roma con niños

El Coliseo

El símbolo de Roma, uno de los monumentos más conocidos del mundo.

Encantará a los niños por su majestuosidad, y porque por los alrededores se encuentran personas disfrazadas de soldado romano con las que se podrán hacer una foto, una vez acordado el precio.

Entrar al Coliseo (también permite la entrada al Foro y al palatino) cuesta 12€ para los adultos, 7€ para los residentes en países de la Unión Europea y jóvenes de 18 a 24 años.

La entrada para los niños menores de 18 años es gratuita.

Abre a las 8.30 y cierra a las 16:30 en invierno y a las 19:00 en verano.

Foro Romano y Palatino

Situado junto al Coliseo, el Foro Romano muestra los restos de la ciudad, de hace más de dos mil años, y puede ser toda una aventura para que los niños exploren.

Hay restos de templos, palacios y edificios que podemos recrear con los niños con ayuda de una buena guía e imaginación.

En la colina del Palatino podremos ver los retos del palacio imperial, además de unas impresionantes vistas de la ciudad.

El horario es el mismo que el del Coliseo.

Iglesia de San Pedro del Vaticano

La inmensa Basílica de San Pedro es el corazón de la Ciudad del Vaticano, el estado más pequeño del mundo y que se encuentra en el corazón de Roma. Es la iglesia más grande del mundo, y tanto el propio edificio como la plaza, diseñada por Bernini, son de gran interés.

Merece la pena pasar un rato agradable en familia paseando por la plaza de Bernini con un helado, y pasar al interior de la Basílica, que dejará sobrecogidos a los niños por su tamaño y majestuosidad. La entrada es gratuita, pero hay que tener cuidado con la vestimenta, ya que deben ir cubiertos los hombros y las rodillas.

Fontana di Trevi

En las callejuelas de Roma se encuentra este enorme fuente que siempre sorprende a los viajeros. Deja que sean los niños los que guíen hasta encontrarla, seguro que les asombrará.

La Fontana di Trevi tiene mulitud de estatuas mitológicas muy bellas, y podéis formar parte de la tradición arrojando una moneda al agua para obtener buena suerte.

Merece la pena visitarla tanto de día como de noche, cuando la iluminación cambia completamente.

El Panteón

El Panteón es uno de los templos que más disfrutaremos al acercarnos a la historia de Roma, pues está muy bien conservado pese a que ya consta su existencia en el año 128 d.C.

Tanto su exterior como su interior son una muestra perfecta de la arquitectura romana, y podemos explicar a los niños el uso de ciertos símbolos en su  interior, además de contemplar la tumba del pintor Rafael.

Su horario es de 8:30 a 19:30 h., excepto en las horas en que se celebran misas.

Plaza Navona

La plaza Navona es un bellísimo punto en el que podremos disfrutar de la escultura y arquitectura barroca con la Fuente de los Cuatro Ríos, además de dos fuentes más pequeñas y la iglesia de Santa Inés. Una oportunidad para descansar y deleitarse con  las hermosas vistas.

Monumentos de Roma

Plaza Venecia

Al visitar Roma seguramente nos encontremos con un curioso monumento, un palacio blanco que se divisa desde casi cualquier punto de la ciudad. Este edificio no es otro que el monumento a Vittorio Emmanuele II, situado en la plaza Venecia.

En la misma plaza Venecia se encuentra el elegante Palacio de Venecia, donde residió Mussolini, y el famoso obelisco de la Plaza del Popolo. 

Santa María la Mayor

Esta iglesia fue la primera dedicada a la Virgen María, y su interior resulta impresionante por el tamaño y la decoración.

La enorme planta de la Basílica está decorada con mosaicos de colores y adornos en color dorado, con unos techos que sorprenderán a los niños.

El horario de la basílica es de 7h. A 19:00h., y hay que tener cuidado con la vestimenta, al igual que en el vaticano, y con las varias misas que se celebran todos los días.

Plaza del Campidoglio

En esta céntrica plaza renacentista, la primera que se construyó, se encuentra el kilómetro cero, desde donde parten todas las carreteras del país. 

En la plaza del Capitolio se encuentran los museos Capitolinos y la loba capitolina, reproducción de la popular estatua que conmemora la creación de la ciudad

Plaza de España

La plaza de España es una de las más bonitas y animadas de Roma. En su gran escalinata se sientan los turistas a descansar, comer un helado o contemplar la ciudad, y es una buena oportunidad para parar unos minutos si los niños están cansados.

Castel Sant'Angelo

Muy cerca de la Basílica del Vaticano, junto al río Tíber, se encuentra el Castel Sant'Angelo, fortaleza construida por el emperador Adriano y llena de estatuas de ángeles tanto en el castillo como en el puente.

Además, es el lugar ideal para una búsqueda del tesoro, pues está lleno de escondites secretos y pasadizos, incluido uno que conecta con el propio Vaticano y era una vía de escape de emergencia para los Papas.

Trastevere

El Trastevere no es un monumento sino un barrio, lleno de encanto y vida, en el que podemos disfrutar de una pizza a buen precio mientras paseamos por sus calles. También podemos aprovechar para cruzar el río por la Isla Tiberina.

Bocadillos y sándwiches para niños con caras divertidas

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud