Cómo hacer que el niño pierda el miedo al avión

Trucos para ayudar a los niños con fobia a volar

  • compartidos

La fobia a volar o a subirse a un avión no es exclusiva de los adultos, los niños también pueden sufrirla. Si en los casos más graves de fobia hay que acudir a un especialista, para ese miedo leve al avión tenemos algunos trucos. Los niños se sentirán encantados de subirse al avión. Cómo hacer que el niño pierda el miedo al avión.

Cómo preparar al niño antes de subirse al avión

NIño en avión

Ahora que llegan las vacaciones muchas familias hacen viajes en avión. A la mayoría de los niños les encanta subirse al avión, pero algunos tienen miedo a volar. Ese miedo al avión, como en el caso de los adultos, es un miedo a lo desconocido. ¿Cómo es posible que un avión pueda volar y nos traslade de forma segura de un lugar a otro? Sin necesidad de darle lecciones de aeronáutica, podemos preparar al niño un tiempo antes.

Si el niño tiene miedo al avión podemos probar unas semanas antes del viaje en avión a contarle cuentos de aviones, a dibujarle mentalmente un panorama en el que el avión sea ese medio de transporte que le lleva hasta lugares mágicos. Que no falte la imaginación para presentarle el vuelo como una oportunidad única de descubrir cosas maravillosas. 

También puede ayudar mucho a la hora de que el niño pierda el miedo al avión comprarle algunos aviones de juguete o una maqueta para construir el avión en familia mientras cada uno se imagina el viaje perfecto. Y si es posible, hay que llevar a al niño al aeropuerto para que se familiarice con los aviones de verdad y vea que la gente se comporta con naturalidad y no con miedo.

Trucos para que el niño pierda el miedo a viajar en avión

A la hora de verdad, es decir, cuando llegue el momento de subirse al avión, el mejor método para que el niño pierda el miedo a volar es tenerle entretenido y distraerle con algo que le guste. Muchas compañías aéreas permiten la visita de los niños a la cabina del piloto para que vean que el vuelo es seguro y se sientan más confiados, pero no siempre es posible.

Llevar un DVD portátil puede facilitar que el niño se entretenga con su película favorita sin darse apenas cuenta de que está en un avión. Pero en los momentos clave que más inquietud provocan como el despegue o el aterrizaje hay que improvisar. Se puede jugar al 'veo veo' en esos momentos y darles caramelos o piruletas para paliar las molestias leves en los oídos. 

Durante el vuelo el niño puede mantenerse entretenido y olvidarse de sus miedos jugando a crear historias sobre el resto de los pasajeros o haciendo el papel de piloto y decidiendo un destino diferente. Llevar su juguete preferido, algunos dibujos y lápices para colorear o un montón de pegatinas que se puedan pegar en el bolso de mano son algunos de los imprescindibles. Porque además del miedo del niño a volar, hay que tener en cuenta el miedo de los otros pasajeros a volar con niños.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de la playa

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud