Viajar en avión con niños

5 reglas de oro para viajar con niños en avión

  • compartidos

En verano se multiplican las ganas de viajar en avión con niños y salir de vacaciones en familia. Los vuelos low cost y las tarifas económicas permiten a muchos viajeros, y en especial a las familias, disfrutar de breves escapadas a destinos nacionales o internacionales sin necesidad de realizar un gran desembolso económico. No obstante, si se quiere viajar en avión con niños pequeños, planificar las vacaciones puede resultar indispensable para la mayoría de las familias, sobre todo, si tienen pensado viajar en avión.

Preparar el viaje con la máxima antelación posible significa no dejar para el último momento detalles o cuestiones que desconozcamos. La planificación previa es la clave cuando se vuela con los niños, sobre todo, si tenemos en cuenta que las normativas cambian con mucha frecuencia.

5 consejos para viajar con niños en avión

Cómo viajar con niños en avión

1. Equipaje. ¿Qué se puede y qué no se puede subir al avión cuando se viaja con niños? ¿Cuánto equipaje está permitido llevar en el avión? ¿Cómo aprovechar las ofertas de las aerolineas para viajar en familia con las restricciones de peso y equipaje? Todo depende de la aerolínea con la que vueles, por lo que te aconsejamos que antes de reservar tus billetes, consultes bien las condiciones. La mayoría de las principales aerolíneas low cost (como Vueling, Ryan Air o EasyJet) permiten facturar una maleta de entre 15 y 23 Kg por pasajero con un coste adicional que se mueve entre 10 y 20 € como máximo.

En cuanto al peso del equipaje específico para niños menores de dos años, algunas aerolíneas –como Virgin Atlantic o Iberia- permiten facturar sin coste añadido un máximo de 23 Kg. Sin embargo, la mayoría de compañías no aceptan más de 10 Kg por equipaje facturado para niños menores de 2 años de edad.

2. Silla o asiento especial para niños en el avión. Normalmente, es aconsejable que el niño vaya asegurado en una silla de viaje, cuando se haya adquirido una plaza específica para él dentro del avión, plaza que suele ser obligatoria en todas las compañías a partir de los 2 años de edad. En ese caso, la mayoría de aerolíneas dejan subir a bordo una silla de paseo o carrito de ruedas sin que conlleve ningún cargo económico adicional. Existen algunas excepciones, como es el caso de Ryanair, que añade un cargo de 10 € por sillita y/o cuna de viaje.

De todas formas, cada compañía tiene diferentes límites de peso y tamaño; por ejemplo, en el caso de Easyjet, la sillita no podrá superar los 42 cm de ancho y deberá tener una estructura de metal o plástico rígido. Así que lo mejor, como siempre, es llamar antes para asegurarse de que vas a poder subir la tuya a bordo. Las sillitas ligeras y plegables resultan mucho más cómodas para viajar que las que están separadas en dos partes y son más grandes. Las sillas de paseo de la marca McLaren, por ejemplo, suelen ser más ligeras y podrían ser una buena solución para viajar lo menos cargado posible. 

3. Cuna para bebés durante el vuelo. La mayoría de aerolíneas disponen de cunas, sobre todo, para los trayectos de larga distancia, pero también marcan límites de peso y tamaño. En el caso de una compañía como Iberia, por ejemplo, las cunas son para bebés de hasta 8 meses y 11 kg de peso. Eso sí, ofrecen la opción de reservarla con antelación (pero no a través de la web), ya que el avión cuenta sólo con un número limitado y se corre el riesgo de quedarse sin ella. La mejor opción es reservarla en el momento de comprar el billete.  

4. Reservar un asiento para el niño en el avión. Es obligario siempre que tu hijo tenga más de dos años. En el caso de que el bebé sea más pequeño de esta edad, puede compartir el asiento con un adulto. Normalmente, las aerolíneas aplican un cargo adicional mínimo para los bebés que no ocupen asiento propio. Ese es el caso de varias compañías de bajo coste, como Easyjet que tiene una tasa fija de 25 € por bebé, Ryanair que la tiene de 20 € o Iberia Express que es del 10 por ciento del precio del pasaje.

5. Bolsa especial para guardar la silla o el carrito del bebé en el check-in. No es obligatoria, pero sí es recomendable. Así se minimiza cualquier daño durante el transporte. Además, prácticamente todas las aerolíneas permiten llevar la silla de paseo hasta las puertas del avión y posteriormente guardarla en la bodega. 

Luis Martí, Travelzoo

Luis Martí
Periodista 
Redactor Jefe
Revista Travelzoo 
Colaborador de GuiaInfantil.com 

Dibujos para colorear de medios de transporte

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud