Cómo afecta el uso de smartphones y tablets a la salud visual de los niños

El aumento de problemas visuales en los niños por el uso de dispositivos móviles

  • compartidos

Los smartphones, las tablets, los ordenadores, las consolas… forman parte cada vez a edades más tempranas del día a día de los niños. En la actualidad es un hecho probado su beneficio como herramienta para estimular su desarrollo cognitivo y motriz, pero el uso excesivo de estos dispositivos tecnológicos puede perjudicar gravemente la salud visual de nuestros hijos.

Cómo afectan a las vista de los niños el uso de nuevas tecnologías

Niños con movil

En los últimos años se ha detectado un aumento de casos de astigmatismo, miopía, fatiga visual y otros problemas de la salud visual a edades muy tempranas, causados en cierta medida por la excesiva exposición de los niños a la iluminación de los aparatos electrónicos.

El Plan General de Educación para la Salud Visual Digital 2015-2020 (España), elaborado por la doctora Celia Sánchez-Ramos, sostiene que los niños menores de 2 años no deben usar este tipo de dispositivos porque sus ojos al estar en pleno desarrollo pueden sufrir daños en la retina irreversibles al exponerse a este tipo de luz de onda corta y pantallas LED.

6 medidas para evitar problemas visuales en niños por el uso de tablets y smartphones

1. Limitar el uso de los mismos a dos horas diarias en los niños de entre 2 y 12 años de edad.

2. Establecer el brillo de las pantallas al mínimo.

3. Descansar la vista cada 25 minutos.

4. Mantener una distancia mínima con el dispositivo de 40 centímetros.

5. Proteger la vista de los niños con gafas o lentes de contacto.

6. Revisar la vista de los niños desde el año o los dos años de edad.

Uno de los principales fabricantes de tecnología del mundo, Taiwán, promueve un uso razonable de esta tecnología en los adolescentes y prohíbe el uso de tablets y smartphones en menores de dos años con multas a los padres de 1400 euros en caso de incumplir la norma.

Los expertos recomiendan realizar un examen ocular completo por parte de un especialista entre el año y los dos años de vida de los niños, y a partir de aquí salvo que se detecte algún tipo de anomalía se aconseja llevar a cabo controles anuales hasta los 7 u 8 años de edad.

Cristina González Hernando. Redactora de Guiainfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud