Qué son los niños meteopáticos

Niños sensibles a los cambios climáticos

  • compartidos

La meteopatía, también llamada meteoropatía es la ciencia que estudia la relación que existe entre determinados cambios climatológicos y su efectos negativos en las personas.

Las condiciones climáticas estacionales y los cambios en la previsión del tiempo, tales como la humedad, la presión, las horas de sol o la temperatura, afectan tanto a nivel físico como a nivel mental a un tercio de la población mundial, siendo más sensibles a estos cambios atmosféricos los niños y adolescentes, los ancianos y las mujeres.

6 efectos que provocan los cambios del tiempo en los niños

Niña con pelos despeinados por viento

1. Ante el descenso de la presión atmosférica los niños pueden sufrir alteraciones del sueño e insomnio, o pérdida de concentración y memoria. Además en niños que han sufrido previamente traumatismos en su sistema musculo-esquelético, como esguinces, o roturas, pueden presentarse dolores en las zonas dañadas. Las bajas presiones atmosféricas también acentúan enfermedades tales como el asma, la artritis y el reumatismo, las alergias, las migrañas y los cólicos.

2. Es habitual que aumente la irritabilidad y la ansiedad así como los dolores de cabeza cuando se producen cambios bruscos de tiempo o vientos fuertes.

3. En algunos colegios han comprobado que los niños están más nerviosos de lo habitual antes de que empiece a llover, y es que las alteraciones de luz, como por ejemplo ocurre en días nubosos o la lluvia pueden provocar no sólo nerviosismo sino también pueden afectar a su estado de ánimo, generando apatía, irritabilidad y ansiedad.

4. El frío y la humedad aumentan la sensibilidad al dolor, provocan que aumenten las ganas de orinar, y pueden desencadenar alteraciones cardiocirculatorias y respiratorias.

5. Las olas de calor pueden provocar en los niños deshidratación, astenia, irritabilidad, depresión, episodios de diarrea y anorexia o falta de apetito.

6. Si la presión atmosférica aumenta, los niños pueden sufrir conjuntivitis y descompensaciones asmática.

Cómo aliviar los síntomas en los niños meteorosensibles

Para poder sobrellevar mejor los efectos de los cambios climatológicos en los niños es importante tranquilizarles porque no podemos hacer nada que controle la meteorología,

conviene pensar en positivo, por ejemplo viendo las cosas que podemos hacer en un día lluvioso, en lugar de pensar en las que no podemos hacer, y también intentar preveer lo que le puede pasar al niño y ayudarle a expresar cómo se siente ante las condiciones meteorológicas.

Cristina González Hernando. Redactora de Guiainfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud