Qué son las lombrices y cómo se contagian a los niños

Síntomas y tratamiento de las lombrices intestinales en la infancia

  • compartidos

Los oxiuros (lombrices) son parásitos intestinales muy frecuentes en la edad pediátrica. Son gusanos blancos, móviles, que se encuentran en el intestino de algunos niños. La hembra del parásito se desplaza hasta zona perianal, sobre todo por la noche, donde deposita sus huevos, que quedan adheridos a la piel o en la ropa.

Con el rascado de la zona se sitúan los huevos bajo las uñas de los niños y si se llevan las manos a la boca pueden ingerirlos y se perpetúa la autoinfección. Es frecuente en niños que acuden a guarderías y también es frecuente que varias personas de la misma familia tengan oxiuriasis. 

Síntomas de lombrices en los niños

NIño en servicio

El parásito se llama Enterobius vermicularis u oxiuros, aunque en el lenguaje coloquial solemos llamar a estos parásitos 'lombrices'. Los huevos son pegajosos y pueden contaminar dormitorios y baños, objetos, agua y piscinas. Pueden pasar de un niño a otro a través de sus manos o de compartir juguetes, ropa o cualquier objeto, por lo que es una infección bastante común, y los síntomas no son graves, pero sí molestos. 

Estos son los síntomas de lombrices en los niños:

- Suelen provocar, sobre todo por la noche, picor en la región anal, sensación de cuerpo extraño o irritación genital sobre todo en niñas.

- El sueño suele ser intranquilo o con terrores nocturnos, pesadillas o despertares frecuentes.

- Pueden verse heridas por rascado, incluso con sobreinfección o inflamación. 

Diagnóstico y tratamiento de las lombrices en la infancia 

El test de Graham se realiza colocando papel adhesivo transparente a primera hora de la mañana en la región perianal, para visualizar al microscopio los huevos depositados por la hembra en la zona perianal. También pueden visualizarse directamente los gusanos adultos en la región perianal o genital

Debe tratarse al niño y si es posible también a los hermanos y familia. Se administra una medicación (mebendazol, dosis única) y se repite a los 15 días, ya que la medicación elimina el gusano, pero no el huevo, y debe repetirse la dosis para erradicar las lombrices que se hayan desarrollado en ese periodo. Esta segunda dosis es muy importante, no debemos olvidarnos de administrarla a los niños.  

Deben lavarse muy bien las manos y las uñas, y también los inodoros. Pueden permanecer los huevos mucho tiempo en la ropa, por lo que debe lavarse con agua caliente y lejía la ropa de cama, pijamas y toallas.

Es muy recomendable la ducha o baño por la mañana ya que elimina una gran proporción de los huevos.

Dibujos para colorear de objetos del baño

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud